UEM

Carlos Javier Irisarri Martínez

Profesor de Deontología e Historia del Arte y Arquitectura

Doctor Arquitecto, Máster en Planificación Territorial y estudiante de Antropología. En la Universidad Europea enseña desde hace más de una década. Desde su despacho proyecta y valora, investiga sobre historia, ética y sociología de la profesión de arquitecto, escribe, publica y edita…

Últimas publicaciones
04Jul

18Abr

Mi desencuentro con gran parte de la arquitectura contemporánea dura ya muchos años, como saben quienes me tratan. Lo sufren especialmente mis alumnos, a los que arengo curso tras curso para que no se dejen seducir por el papel cuché de las revistas y se planteen la profesión desde presupuestos de honestidad y servicio. “Proyectar es un proceso intelectual que sólo se puede dominar individualmente”, “la arquitectura es un fenómeno básicamente local que necesita relacionarse con una tradición tanto como con un lugar”, “el desprecio de la antropología sólo conduce al fracaso”.

31Mayo

Nuestras ciudades nos están fallando cuando más las necesitamos. Las transformaciones del siglo XIX, de los años 20 ó 50 del pasado siglo, van a ser poca cosa con lo que estamos empezando a vivir. Vamos hacia la “Smart City” y más allá mientras medio mundo aprende a ser ciudadano. Y sin embargo en el medio urbano lo que menos caben ahora son las personas.

02Abr

El “Arte de proyectar en Arquitectura” es un libro fascinante, y en esto estarán de acuerdo todos los que lo han tenido en las manos. Su hegemonía como libro de consulta, solo amenazada ligeramente por un manual inglés durante nuestra posguerra, se mantiene intacta hasta hoy, como atestigua que su decimosexta edición haya salido a la calle no hace mucho. La pretensión de juntar en un único volumen todo lo que se necesita saber para el ejercicio resulta un temprano antecedente de experimentos como aquel jipi Whole Earth Catalog, precursor a su vez de la actual WWW.

29Dic

El buen arquitecto, como nos dice Philibert de L’Orme, debe tener tres ojos: uno atendiendo al presente en que se ocupa, otro mirando al pasado para aprovechar las lecciones de los maestros y un tercero mirando al futuro, anticipando soluciones que mejoren su arquitectura y la adapten al mundo que viene.

17Nov

Hace unos días tuve una (sana) discusión con una conocida a la que tengo mucho respeto, persona muy influyente en la arquitectura, pero con la que discrepo por completo. En su opinión, exposiciones o publicaciones no deberían ocuparse de nada que no sea el presente, ya que el pasado, incluso el más cercano, no tiene nada que enseñar o inspirar a los estudiantes y jóvenes arquitectos.

02Oct

No sé quién dijo que hay que desconfiar de los arquitectos que escriben. Sin embargo, no le voy a quitar razón dada la tendencia a la pedantería, y aun peor, a lo plomizo de muchos textos escritos por arquitectos. Es un fenómeno curiosamente paralelo a lo soporífero de las bandas sonoras de los documentales de arquitectura, esas que convierten a Satie en un juerguista.

10Jul

Hace unos días me han pedido alguna recomendación para un alumno que ingresa el curso que viene en nuestro grado de arquitectura y quiere iniciarse ya este verano... y he pensado que no está de más una breve lista para los alumnos que van a ser, para los que ya son y para los que ya terminan. Algunos de los que sugiero ya han sido comentados ampliamente en este blog, otros lo serán. Por supuesto, se pueden añadir muchos más, pero de lo que estoy seguro es de que no sobra ninguno. ¿Cuáles más nos recomiendas, amigo lector?

28Feb

Muy a menudo olvidamos las razones últimas de la arquitectura, las partículas indivisibles que deberían subyacer en todo programa, ese ADN cuya calidad combinatoria determina que el producto final sea memorable o una simple construcción desprovista de emoción. Componentes tan básicos como el espíritu de cada lugar, la herencia cultural y los modos de vida, los condicionantes climáticos, incluso enmarcar adecuadamente las relaciones sociales, parece que a veces se disuelven en la escala planetaria.

18Ene

La demolición de la Casa Guzmán de Alejandro de la Sota y la constatación del artefacto que la sustituye ha hecho que un sector de los profesionales de la arquitectura se duela de forma notoria. Cabe preguntarse en primer lugar si este sector tiene conciencia de que es eso, sólo un sector, y me temo que minoritario; quizá les sorprenda saber la enorme cantidad de arquitectos que no saben cuál es –era- la Casa Guzmán, y a los que Alejandro de la Sota en el mejor de los casos “les suena”.