UEM

ODONTOINNOVA

El blog de la innovación docente en Odontología

EL EXTRAÑO CASO DEL SEMINARIO INVERTIDO

Gleyvis Coro-Montanet Profesora de Universidad Blog ODONTOINNOVA Publicado 08 Enero 2016

En mi país de origen (Cuba) la Universidad tiende a ser puntillosamente evaluativa, con evaluaciones de aquellas que "con sangre salen". Pienso que es el producto cultural de una nación que adoptó la observación crítica y la vigilancia como métodos de caza del malhechor ciudadano, rezago de sistemas sociales anteriores que extendían sus tentáculos en el proyecto nuevo o todo lo contrario, etcétera. Quizás por ello, dentro de la batería evaluativa de los currículos escolares, se introdujo una figura que es el terror del estudiantado en pleno: EL SEMINARIO. El seminario allí (o en la parte de allí en la que me formé como docente) consiste en darle una guía previa de temas al alumno, indicarle la bibliografía específica (con una semana o dos de antelación) y el día fijado, aplicar una pregunta escrita de entrada y luego volver a evaluar, de manera oral y sin misericordia a cada alumno: evaluar por número de lista, con pregunta al azar. Comento esto como preámbulo "ubicatorio" y porque recuerdo que un día, por cuestiones climáticas muy agresivas (había pasado un ciclón que dejó a la isla sin energía eléctrica en gran parte de su mitad oeste), la profesora de Operatoria Dental que yo era, le permitió a los alumnos prepararse para el seminario de una forma "diferente", que hoy sé que fue "invertida". Como los alumnos no tenían condiciones lumínicas en sus casas para estudiar todo el temario, les propuse subdividir los temas por grupos. Materiales dentales, el seminario más cargante de todos (puede que el más fundamental). Y les repartí los temas por grupos de 5 integrantes. Cosa mala para el aprendizaje es subdividir contenido: induce al estudio parcial, reduce las posibilidades de integración cognitiva. Pero estábamos, como se dice, en estado de sitio… de emergencia pura. Trabajábamos la asignatura en un modesto laboratorio de simulación, pero comido de ventanas que aseguraban una iluminación natural pletórica. Beneficios del trópico. Y, bueno, el día del seminario llegó, y acudimos a aquel lugar en el que, al menos, se podía dar una actividad teórica de área básica (toda el área clínica estaba en paro por lo mismo de la falta de luz eléctrica y agua, pero el área básica siguió, combativa, sus tareas no asistenciales). Víctimas de los embates naturales -a falta de luz eléctrica, agua y refrigeración-, muchos alumnos me pidieron previamente que, por favor, profe, les anulara la evaluación sumativa de la pregunta escrita inicial y que no los evaluara ese día, sino después, en la próxima clase, toda vez que se iban a estudiar los temas "por partes". Accedí. No pensé que bajo aquella situación ambiental tan difícil, me fuera a sorprender un inspector de clase (la figura evaluativa que aterrorizaba a los profesores y que aparecía sin aviso). Me atreví, en términos coloquiales: me la jugué. Y no hubo evaluación inicial. Cuando comenzó a exponer el primer grupo el tema "material amalgama", miré, como sin querer, hacia la encimera donde había una cápsula de amalgama, un mortero y un pistilo, y creo que fue entonces cuando surgió lo que hoy llamo, "el seminario invertido": porque se me ocurrió pedirles que tomaran el material y, de acuerdo a lo que habían estudiado, explicaran su manipulación, propiedades, tiempo de trabajo, todo... Si el resultado con el primer equipo fue bueno, el del segundo, con otro material, fue mejor. La exposición del último equipo fue excelente. Por primera vez en la historia de la asignatura, los alumnos descubrían y fijaban conocimientos en pleno uso de los materiales que jamás habrían podido tener en casa para estudiar (los materiales dentales, en Cuba, son absoluta propiedad del gobierno). Por primera vez se hacía en el laboratorio el trabajo duro del aprendizaje y se hacía en grupo y lo hacíamos de manera audiovisual. Hoy sé que se llama aprendizaje significativo, Flipped Classroom, competencia que vincula la teoría con la práctica. En aquel entonces era yo una jovenzuela docente que sólo se guiaba por intuiciones y miedos. Al final de la actividad, una luz, no eléctrica, me iluminó. Y una voz, no mía, me hizo decirles lo que nunca habrían querido escuchar: "Ahora voy a evaluarles con las preguntas correspondientes". El virus evaluativo era una parte de mí. El grupo colapsó, un NOOOOO absoluto, general, secundó la propuesta que era, más que propuesta, decisión tomada. También el virus del autoritarismo docente se había cebado en mí. El virus y el miedo a que me pillase una inspección docente sin nota alguna en el expediente. Y los evalué. En contra de su voluntad, y de mi palabra (hasta un punto) empeñada; los evalué. Y ha sido aquella la evaluación más estupenda que recuerdo. Ante las preguntas escogidas al azar, dirigidas a cada estudiante por número de lista, cada alumno se levantaba, miraba la meseta de trabajo, recordaba, asociaba, se demoraba un pelín, sí, pero al cabo respondía. Y no sólo respondía bien, respondía con conocimiento de causa. Respondía con conocimiento profundo, nacido de la aplicación. Al final de la jornada un alumno -de los menos estudiosos- se me acercó y me dijo. Oiga, profe, qué seminario más raro este. ¡Pero cómo hemos aprendido! Después, en casi todos los seminarios ulteriores, aquel grupo me pedía que hiciéramos "el seminario de cuando el ciclón", pero no me atreví más. Las condiciones meteorológicas se habían normalizado, teníamos de nuevo energía eléctrica y no me podía exponer a que un inspector de clase me cazara alterando la normativa centralizada de evaluar a los estudiantes sin pausa ni misericordia.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (1)
mano de fatima (no verificado)
5 Febrero 2016 12:28 pm Responder

jajaja sin duda lo de las evaluaciones sorpresa, siempre ha sido el mayor trauma de los estudiantes, pero a fin de cuentas, le obligan a tener una idea de la materia, a llevarla al día, y termina redundando en su mejora.

Deja un comentario
Posts relacionados
Sin imagen
15Julio
Leer más

Objectives

Leer más

Sin imagen
27Julio
Leer más

Meltdown

Leer más

Sin imagen
28Enero
Leer más

Reading and Writing

You've been studying English for years now, practically all your life. You're an expert at "fill in the blanks" and can look at a "right...
Leer más