UEM

World Wide UEV

Para descubrir los eventos organizados por el departamento internacional, las experiencias de nuestros estudiantes en campus de universidades extranjeras, los eventos internacionales en Valencia,...y ¡mucho más!
Si quieres publicar algo, contacta international.valencia@universidadeuropea.es

Testimonio de Ángela, de intercambio en ISTI, Bélgica

International Valencia International coordinator Blog World Wide UEV Publicado 11 Diciembre 2019

Nuestra alumna Ángela Alonso del Grado en Traducción y Comunicación Intercultural ha elegido realizar su estancia internacional durante su penúltimo año de carrera en la universidad de ULB de Bruselas, en la escuela de idiomas ISTI, Bélgica. Nos cuenta sus impresiones:

¿Por qué elegiste este país y/o esta universidad para irte de intercambio?

Bruselas es la capital de la Unión Europea, por lo que la demanda de traductores e intérpretes es muy alta y, teniendo en cuenta que puede que sea mi futura profesión, me parecía una oportunidad increíble que no debía desaprovechar. Además, estuve investigando por Internet las ciudades donde se ofertaba este programa y Bruselas me pareció una ciudad preciosa y con mucho potencial, lo intercultural está a la orden del día, así que puedo mejorar mis lenguas B y C casi a la par.

Hemiciclo del Parlamento Europeo

¿Algún miedo al irte al extranjero?

¡Todos! Al principio la emoción podía con mis miedos, pero cuanto más se acercaba la fecha de partida, más mariposas podía sentir en el estómago. No sabía si iba a ser capaz de ser tan independiente y de ocuparme de todas las labores del hogar yo sola, si iba a tener dificultades para hacer amigos, si el idioma me iba a suponer más una barrera que un medio de comunicación, si me iba a adaptar a una nueva cultura, etc. Pero al final todo merece la pena, todas esas preocupaciones que me acechaban, ahora me parecen tonterías y me alegro muchísimo de poder estar viviendo esta aventura.

¿Cómo pasó tu instalación? Adaptación a horarios, comida, transportes, encuentro con gente de otra cultura …

La verdad es que los horarios son muy distintos. Aquí la gente come a las 12 y cena a las 18, algo que en España es inimaginable. La mayoría de los comercios cierran a las 18, así que también es un factor que tener en cuenta a la hora de organizarse la compra. Con la comida no hay problema, hay un supermercado en cada esquina y de muchos tipos: Carrefour, Lidl, Aldi, Proxy... No esperes encontrar un Mercadona, pero en la mayoría de supermercados hay una pequeña sección de productos españoles (¡por si echas mucho de menos la comida nacional!).

Con respecto al transporte tuve mucha suerte, porque pude hacerme amiga de una pareja de Las Palmas de Gran Canaria que ya llevaban un mes aquí y me indicaron perfectamente cómo sacarme el abono de transporte. Es mi recomendación más top porque por 55 euros puedes moverte por Bruselas todo el año en cualquier transporte (bus, metro, tranvía…).

Por último, he conocido a muchos alumnos internacionales que también están haciendo un Erasmus como yo, pero he de ser sincera y decir que me relaciono sobre todo con españoles. Al final, poder comunicarme en mi idioma materno me hace sentir menos insegura.

¿Cuáles son las principales diferencias culturales que te sorprenden?

La verdad es que encuentro más semejanzas que diferencias, sobre todo si comparo el clima de Bruselas con el de Miranda de Ebro (Burgos), mi ciudad natal. Diría que la mayor diferencia que he notado es el carácter de la gente: en España somos muy abiertos socialmente y aquí los nativos son mucho más reservados.

¿Es diferente la manera de estudiar allí? ¿Qué destacarías de tu universidad de acogida? 

Hablando específicamente de las asignaturas que curso, en algunas materias la evaluación final se hace a través de un trabajo escrito o presentación oral, algo que me parece muy llamativo, puesto que en España estaba acostumbrada a hacer exámenes finales.

Me gustaría añadir que también me parece muy acertado que, en la lista de asignaturas, haya una sección específica para estudiantes Erasmus. Son materias en las que el idioma no resulta un obstáculo para el entendimiento, es decir, aunque se siguen impartiendo en francés son mucho más sencillas que las de los alumnos locales.

¿Algún consejo para futuros estudiantes outgoing?

No tengáis miedo por vivir esta aventura. Participar en el programa Erasmus es algo que te enriquece mucho tanto a nivel académico como a nivel personal. ¡Aprovechad esta oportunidad para conocer nuevas culturas y viajar, no os lo penséis dos veces!

Otros comentarios

Alojamiento: en mi caso, estoy alquilando un miniestudio para mí sola, puesto que no encontré plaza en ninguna residencia de estudiantes de las que me recomendaban (creo que hay que enviar una solicitud en mayo y a mí en la UEV me dijeron que no iba a tener la ”última confirmación” hasta junio). Creo que el hecho de estar sola me está haciendo crecer mucho a nivel personal ya que es la primera vez que vivo sola y he aprendido a valerme únicamente por mí misma.

Universidad (ISTI): el edificio del departamento de Traducción está bastante aislado del campus de la universidad, no hay servicio de comedor, la biblioteca es pequeña, el Wi-Fi no funciona muy bien que digamos… Solbosch -nombre del campus principal de la ULB- parece de película: con parkings de coches y bicis, restaurantes, una copistería, numerosos edificios, un anfiteatro que funciona como salón de actos, un espacio verde gigante y un largo etcétera.

Primera semana: la ULB organiza la denominada JANE (Journée d'Accueil des Nouveaux Etudiants) con diversas charlas y actividades de bienvenida, entre las que se incluyen tours por los recintos de la universidad. Aunque este año el tour del ISTI no se haya podido llevar a cabo por motivos personales de la organizadora, creo que es una muy buena idea que los nuevos alumnos se acostumbren a su nueva universidad, y qué mejor que hacerlo con la ayuda de otros alumnos.

Bruselas: tuve la suerte de poder venir un par de semanas antes del comienzo de curso para poder turistear por la ciudad y sus alrededores y lo recomiendo encarecidamente. Mi familia y yo visitamos los monumentos más conocidos de Bruselas (el Atomium, el Parlamento, el Manneken Pis y sus variantes, la Grand Place y un largo etcétera), probamos algunas de las especialidades belgas (las “frites”, la cerveza, el chocolate y el bocadillo “metraillette”), adecentamos lo que iba a ser mi nuevo hogar y nos dimos el capricho de viajar a Brujas y Gante.

Durante mi estancia, he de añadir que, aunque Bruselas me parece una ciudad preciosa y siempre voy a llevar en el corazoncito, también considero que debería cambiar en varios aspectos: la increíble cantidad de obras que se llevan a cabo (en cada calle te encuentras aceras levantadas, el paso cortado, obreros trabajando…) y la recogida de basuras (eso de dejar las bolsas tiradas en la calle durante días no me parece muy higiénico, la verdad).

A modo de conclusión, me invade un sentimiento de orgullo por lo bien que creo que estoy llevando esta experiencia, aunque al principio se me hiciera más cuesta arriba, eso dice mucho de mi fuerza de voluntad y de mi carácter. Por último, solo me queda volver a animar a los alumnos que se atrevan a solicitar la estancia Erasmus y que no tengan miedo de lo que pueda pasar. ¡Mejor arrepentirse que quedarse con las ganas!

Atomium, Bruselas

 

Gracias Ángela para su testimonio.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios
Deja un comentario
Posts relacionados
Sin imagen
15Julio
Leer más

Objectives

Leer más

Sin imagen
27Julio
Leer más

Meltdown

Leer más

Sin imagen
28Enero
Leer más

Reading and Writing

You've been studying English for years now, practically all your life. You're an expert at "fill in the blanks" and can look at a "right...
Leer más