UEM

Deja que te cuente mi historia

Lo primero de todo, y antes de hablar sobre mi, es presentar a los verdaderos protagonistas de este blog: mis amigos. Personas con las que convivo y en las que me baso para crear un conjunto de personajes. Unos llegan y se van, otros se quedan un poco mas, algunos vuleven pasado un tiempo, y luego están los que siempre permanecen a tu lado. Ellos no existen, pero lo parece; y las historietas, anéctodas y problemas que cuentan pueden parecer pura ficción, pero como en las mejores películas...está basado en hechos reales. Y de mi solo decir que tengo 22 años y este año terminé la carrera de Periodismo

SU HISTORIA

egarcia . Blog Deja que te cuente mi historia Publicado 03 Febrero 2009

Si les preguntas por algo que siempre estuvo presente en sus vidas te dirán que el mar. Quizás por las veces que se sintieron solos y acudieron a él en busca de compañía. Quizás porque las lágrimas que erosionaron sus rostros tenían el mismo sabor. O quizás, porque es el único testigo de su paseo.

La vida es corta. Pero se puede hacer larga cuando tomas una decisión desacertada. No una mala decisión, sino una decisión incorrecta. Y que algo se te haga largo no es un buen síntoma. La monotonía lleva al aburrimiento y te vuelve gris. La falta de complicidad te hace arisco y tu mundo se termina condensando en un caparazón que se construye a tu alrededor.

Y llegó el día en el que ¡Tras!, un caparazón se rompe. Ella se miró al espejo y se vio. La imagen que recibió no le gustó y salió al mundo. No es tan duro tomar la decisión como el mantenerse en ella. Cinismo en el ambiente. Gente que rechaza lo que ellos mismo presumen de valorar. Valor desvalorado.
Y va en busca del mar. El mar es soledad que te acompaña, conversación en el silencio.

Él tiene su caparazón roto. Vacío por dentro, mira hacia fuera…Y la encuentra.

La vida no es un cuento. No hay fuegos artificiales, no hay príncipes azules, ni se comen perdices para ser siempre felices.

Simplemente su tiempo se paró y todo lo demás pasa de largo. No hay prisa por recuperar el tiempo perdido, sino nostalgia por no haberlo vivido.
Dos pares de pies descalzos, huellas en la arena, dos figuras que se alejan. Pantalones remangados, chaqueta sobre los hombros, pasos cortos. Una ola les salpica, sonríen, no hay prisa.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (6)
Carlos (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Me parece una reflexión fantástica. Es una pena que muchas personas se queden sin esa compañía que nos hace, a los que somos de la periferia, el mar. Me parece algo fantástico la forma en que nos escucha. Incluso nos hace más caso que algunas personas. Por tanto, tu reflexión me parece excelente, sobre todo porque podemos ver una vida tranquila en la que ni el caos ni el estres son protagonistas. Un saludo y mucha suerte.

uno de ellos (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Me emocioné leyendolo, si tu lo hubieses vivido...no lo habrias expresado mejor...un beso

Patri (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Se nota que vives (cuando vienes...XD) a cuatro pasos de la orilla del mar... Asi que ya estas tardando en aparecer por aqui, querida Ena! un besazo bixo!

J.J. (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

No hay prisa, tienes toda la razón. El tiempo es nuestro principal enemigo en esta vida, y siempre nos llevará ventaja. El párrafo del caparazón me ha encantado.

Javier (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Todo es magnífico y maravilloso hasta que lo conoces realmente.Para quién no lo sepa , el mar mata,mató y matará.Existe tanta sangre humana en él como salitre.Los que lo conocemos la llamamos LA MAR, porque es madre y es vida, a la par que muerte.Mis cenizas iran a Ella cuando deba ser y el Tiempo es eso que te dicen que pasa sin remedio

Ena (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Javier, siento que no hayas entendido la historia. Quizas pasaste demasiado tiempo intentando conocer la mar y descuidaste el conocer a las personas

Deja un comentario