UEM

Deja que te cuente mi historia

Lo primero de todo, y antes de hablar sobre mi, es presentar a los verdaderos protagonistas de este blog: mis amigos. Personas con las que convivo y en las que me baso para crear un conjunto de personajes. Unos llegan y se van, otros se quedan un poco mas, algunos vuleven pasado un tiempo, y luego están los que siempre permanecen a tu lado. Ellos no existen, pero lo parece; y las historietas, anéctodas y problemas que cuentan pueden parecer pura ficción, pero como en las mejores películas...está basado en hechos reales. Y de mi solo decir que tengo 22 años y este año terminé la carrera de Periodismo

Ratón de campo, ratón de ciudad

egarcia . Blog Deja que te cuente mi historia Publicado 03 Febrero 2009

Ciudad. Futuro. Oportunidades. La idea de que, cuantas más personas y empresas por metro cuadrado hay, más posibilidades de encontrar empleo existen, caló hondo en Fernández. La carrera terminada, un montón de curriculums recién salidos de la impresora y un optimismo recién estrenado, fueron los ingredientes con los que, Madrid arriba, Madrid abajo, Fernández se puso a buscar su primer empleo. O en su defecto unas prácticas.

Los curriculums tardó varios días en entregarlos. Mejor en mano que a través de Internet. Por lo menos te aseguras de que alguien los recibe. Pero el optimismo de duró menos tiempo. En su andadura se encontró con gente que llevaba más tiempo haciendo la “ruta de los curriculums” que él, y que seguía sin suerte. Luego se enteró de que antiguos licenciados, con una experiencia mucho más amplia que la suya, estaban en paro.

El optimismo desapareció, pero con la esperanza, que según dicen es lo último que se pierde, siguió entregando curriculums…

Hernández, tras varios años estudiando en la capital, decidió volver a casa al graduarse. Le decían que Madrid era la ciudad de las oportunidades, que fuera encontrar trabajo era más difícil, sino imposible. Pero él tenía otra teoría: si todo el mundo se viene a Madrid, algo tendrá que quedar fuera. Y así fue.

No encontró el trabajo de su vida, y mucho menos un empleo fijo. Pero lo que sí encontró, fue unas prácticas mucho antes que otros compañeros, que le permitían estar más tiempo ocupado que unas prácticas convencionales…

¿Cuestión de suerte, o las cosas están cambiando?

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (3)
Ramon (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Genial como todos tus post. ¿Es lo que nos espera cuando salgamos de los limites de la UEM? ¡Yo espero ese trabajo asegurado del que hablan! Esperamos ansiosos tu próximo artículo. Saludos

Raul (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Macho revisate un poquito las cosas antes de soltarlas...por que si has "acabao" periodismo creo que leer es una de las mayores virtudes que deberías tener, y más que leer saber ver lo que le falta o lo que le sobra, y sobre todo cuando algo esta mal escrito....

Una que pasaba ... (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Raúl, encuentra las SIETE diferencias entre tu texto y la versión corregida de aquí abajo: "Macho, revísate un poquito las cosas antes de soltarlas... porque si has "acabao" periodismo, creo que leer es una de las mayores virtudes que deberías tener, y más que leer, saber ver lo que le falta o lo que le sobra, y, sobre todo, cuándo algo está mal escrito..." ¿Realmente estás en situación de corregir a alguien?

Deja un comentario