UEM

Deja que te cuente mi historia

Lo primero de todo, y antes de hablar sobre mi, es presentar a los verdaderos protagonistas de este blog: mis amigos. Personas con las que convivo y en las que me baso para crear un conjunto de personajes. Unos llegan y se van, otros se quedan un poco mas, algunos vuleven pasado un tiempo, y luego están los que siempre permanecen a tu lado. Ellos no existen, pero lo parece; y las historietas, anéctodas y problemas que cuentan pueden parecer pura ficción, pero como en las mejores películas...está basado en hechos reales. Y de mi solo decir que tengo 22 años y este año terminé la carrera de Periodismo

Quería ser especial

egarcia . Blog Deja que te cuente mi historia Publicado 03 Febrero 2009

Erase una vez una niña que quería ser especial. No conocía el significado de la palabra, pero le gustaba como sonaba. Sabía que cada vez que un adulto pronunciaba esa palabra sucedía algo fuera de lo normal. Y ella se veía diferente.
Los niños caminan por el mundo con los ojos muy abiertos. Analizan todo lo que les rodea, y por ello la niña no se veía normal. Mientras los niños jugaban entre ellos en el recreo del colegio ella prefería irse sola. A veces caminaba sin rumbo aparente por el patio del colegio, pero ella estaba viviendo una aventura. Como en los libros. Un día estaba en la selva en busca de un tesoro escondido, otro día era un niño perdido del cuento de Peter Pan, y al siguiente corría entre dinosaurios. Pero la niña fue creciendo y el resto de niños también. Al principio les parecía extraño que la niña jugara sola… ¡y sin juguetes!, así que comenzaron a burlarse de ella. Pero a la niña no le importó, y comenzó a meter al resto de niños en sus aventuras. Ahora el tobogán del parque era un castillo, los bancos barcos piratas y de vez encunado formaban grupos de detectives que investigaban a todo el pueblo sin que ellos lo sospecharan.
Con el paso de los años los niños dejan de jugar, pero nuestra niña aunque no quería crecer, lo hacía sin darse cuenta. Ya no participaba en juegos, pero se inventaba historias. Y era durante las tardes que pasaba en la playa donde encontraba mayor audiencia. Mientas ayudaba a los más pequeños a hacer figuras de arena, les contaba aventuras que dejaban a todos con la boca abierta. Así tarde tras tarde hasta que los veranos fueron pasando.
Y por fin llegó a la edad donde todo el mundo quiere ser diferente. Donde todo el mundo quiere ser, especial. Donde los niños y niñas comienzan a ponerse el pelo de colores, a ponerse pendientes, tatuajes, a vestir a cada cual más extravagante. Y nuestra niña, que llevaba tanto tiempo siendo diferente, de repente sintió el deseo de ser normal.
Espíritu de contradicción, ¿lo conseguirá?

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (2)
JjV (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

¿quién establece lo normal y lo "especial"? además, hay muchas maneras de serlo; no siempre partiendo desde la soledad. la soledad puede ser especial, porque depende de uno mismo sí. Pero es triste, muy triste, lo más triste que hay. PD: fascinante minihistoria una vez más señorita García ;)

Adrián (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

El dilema no existe. No hay que ser especial o ser normal. Hay que ser uno mismo. Habitualmente basta con eso para ser todo lo especial que quieras o ser todo lo normal que desees. Saludos, Adrián.

Deja un comentario