UEM

Deja que te cuente mi historia

Lo primero de todo, y antes de hablar sobre mi, es presentar a los verdaderos protagonistas de este blog: mis amigos. Personas con las que convivo y en las que me baso para crear un conjunto de personajes. Unos llegan y se van, otros se quedan un poco mas, algunos vuleven pasado un tiempo, y luego están los que siempre permanecen a tu lado. Ellos no existen, pero lo parece; y las historietas, anéctodas y problemas que cuentan pueden parecer pura ficción, pero como en las mejores películas...está basado en hechos reales. Y de mi solo decir que tengo 22 años y este año terminé la carrera de Periodismo

ALGUIEN ME CONTÓ UNA HISTORIA

egarcia . Blog Deja que te cuente mi historia Publicado 03 Febrero 2009

Alguien me contó una historia. Una bonita historia.

Hubo una vez en la historia del mundo un día terrible en el que el odio que es el rey de los malos sentimientos, los defectos y las malas virtudes convoco a una reunión urgente con todos ellos.

Todos los sentimientos negros del mundo y los deseos mas perversos del corazón humano llegaron a esta reunión con curiosidad de saber cual era el propósito. Cuando estuvieron todos hablo el Odio y dijo:

- "...Los he reunido aquí a todos porque deseo con todas mis fuerzas matar a alguien".

Los asistentes no se extrañaron mucho pues era el Odio el que estaba hablando y él siempre quiere matar a alguien, sin embargo todos se preguntaban entre si quien seria tan difícil de matar para que el Odio los necesitara a todos.

-"Quiero que maten al Amor", dijo.

Muchos sonrieron malévolamente pues más que uno le tenia ganas. El primer voluntario fue el Mal Carácter, quien dijo:

-Yo iré, y les aseguro que en un año el Amor habrá muerto, provocare tal discordia y rabia que no lo soportara".

Al cabo de un año se reunieron otra vez y al escuchar el reporte del Mal Carácter quedaron tan decepcionados:

- Lo siento, lo intente todo pero cada vez que yo sembraba una discordia, el Amor la superaba y salía adelante. Fue entonces cuando muy diligente se ofreció la Ambición que haciendo alarde de su poder dijo:

-En vista de que El Mal Carácter fracaso, iré yo. Desviare la atención del Amor hacia el deseo por la riqueza y por el poder. Eso nunca lo ignorara.

...Y empezó la ambición el ataque hacia su víctima quien efectivamente cayo herida pero después de luchar por salir adelante renuncio a todo deseo desbordado de poder y triunfo de nuevo. Furioso el Odio, por el fracaso de la Ambición envío a los Celos, quienes burlones y perversos inventaban toda clase de artimañas y situaciones para despistar al amor y lastimarlo con dudas y sospechas infundadas. Pero el Amor confundido lloro, y penso, que no quería morir y con valentía y fortaleza se impuso sobre ellos y los venció.

Año tras año, el Odio siguió en su lucha enviando a sus mas hirientes compañeros. Envío a la Frialdad, al Egoísmo, a la Cantaleta, La Indiferencia, La Pobreza, La Enfermedad y a muchos otros que fracasaron siempre porque cuando el Amor se sentía desfallecer tomaba de nuevo fuerza y todo lo superaba. El Odio convencido de que el Amor era invencible les dijo a los demás:

-Nada que hacer. El Amor ha soportado todo, llevamos muchos años insistiendo y no lo logramos. De pronto de un rincón del salón se levanto un sentimiento poco conocido que vestía de negro con un sombrero gigante que caía sobre su rostro y no lo dejaba ver. Su aspecto era fúnebre como el de la muerte:

"Yo matare el Amor", dijo con seguridad.

Todos se preguntaron quien era ese que pretendía hacer solo lo que ninguno había podido.

El Odio dijo: - "Ve y hazlo".

Tan solo había pasado algún tiempo cuando el Odio volvió a llamar a todos los malos sentimientos para comunicarles después de mucho esperar que por fin EL AMOR HABIA MUERTO. Todos estaban felices pero sorprendidos. Entonces el sentimiento del sombrero negro hablo:

-Ahí les entrego al Amor totalmente muerto y destrozado y sin decir más se marchó.

-"Espera " dijo el Odio,

en tan poco tiempo lo eliminaste por completo, lo desesperaste y no hizo el menor esfuerzo para vivir.

-¿Quien eres??

El sentimiento levanto por primera vez su horrible rostro y dijo:

SOY LA RUTINA.

Dijo que quizás me podría ayudar. Pero también puede ayudar a otras personas.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (1)
Foly Galán (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

EL SUEÑO DE LA PEQUEÑA SOFÍ Foly Galán ... Para todos los que compartimos el mismo sueño... Capitulo 1º LA PESADILLA FAMILIAR ... Sofí es una niña bastante tranquila, sociable, obediente y muy cariñosa. Acaba de cumplir los siete añitos. Vive con sus padres en un pequeño pueblo, que en el pasado fue una comunidad agrícola, pero ha sido invadido paulatinamente por chales adosados, que lamentablemente, suelen ser habitados por enemigos del campo. Es hija única, fruto de un matrimonio de mediana edad, de clase sólidamente acomodada, políticamente conservadores y católicamente practicantes. Curiosamente, desde el mismo día de su bautismo, a Sofí le han dado muchísimo miedo las iglesias. Pero en realidad, lo que la niña siente interiormente, es una tristeza insoportablemente inconsolable, cada vez que observa las expresiones de amargura y dolor, que reflejan todas esas imágenes, expuestas en los pedestales y en los altares de los templos, que representan a los Santos ó a la Virgen. Y sobre todo, las heridas despiadadamente sádicas, aún sangrantes, de Jesucristo en la cruz. Ella no lo entiende: No le parece justo que los tengan así, castigados por haber sido buenos. ... Desde hace unos dos años aproximadamente, tras la muerte de su abuela materna, con la que Sofí rezaba diariamente el rosario, la niña tiene cada vez más preocupados a sus padres, que se están replanteando seriamente, aconsejados recientemente por la profesora del colegio, el ponerla en tratamiento psicológico: Ya que su aparente fobia hacia los templos, se a transformado progresivamente, en una insólita adoración obsesiva hacia los edificios sagrados, degenerando de forma preocupante en el presente: Ya que ahora, hasta intenta escaparse regularmente de casa para ir a la iglesia y lo más inquietante, es que últimamente lo hace a hurtadillas y hasta por las noches. Y siempre, portando a la espalda, su pequeña mochila del colegio, en la que en lugar de los cuadernos, sus lápices ó libros, hay unos alicates, que previamente ha sustraído de la caja de herramientas que su padre esconde en el trastero y junto a los alicates, lleva el pequeño botiquín que su madre suele guardar en uno de los armarios del cuarto de baño. ... Aparentemente, la causa originalmente responsable del actual comportamiento de la pequeña Sofí, es un mismo sueño que se le repite casi todas las noches desde el fallecimiento de su abuela: A la que los demás, ella siempre escuchó como catalogaban de Santa. Pero Sofí, prefiere recordar a su abuelita felizmente sentada en la mecedora, con su gato durmiendo sobre ella, descansando sonriente, rodeada de sus familiares e innumerables amistades. En lugar, de verla condenada a estar solita y triste, eternamente cabizbaja y de pie, en el frío pedestal de algún altar desconocido. Capitulo 2º EL SUEÑO DE SOFÍ ... Esta noche, mientras sus padres discuten desconsideradamente en el salón, por qué no logran entender lo que le ocurre a su hija Sofí, ella, está completamente sola en su dormitorio, arrodillada a los pies de su cama, rezando las oraciones que le enseñó su difunta abuela, como hace siempre antes de acostarse. Pronto, se acurrucará junto a su peluche favorito y después de un rato, en el que estará intentando no pensar, se quedará dormida. Hasta mañana no lo sabremos, pero muy posiblemente esta noche, la pequeña Sofí, también volverá a soñar lo mismo... ... En su sueño reiterado, Sofí consigue salir de su casa durante la noche, cargando con su mochilita a la espalda. Andando, apresuradamente, recorre varias calles oscuras e interminables, hasta que finalmente, logra llegar a la grandiosa iglesia. Afortunadamente, encuentra una pequeña puerta entreabierta por la que colarse dentro sin dificultad. En la penumbra, con la ayuda de los alicates, que había sacado de la caja de herramientas de su padre, la niña logra quitar, uno a uno y con gran esfuerzo, los sólidos clavos de hierro recubiertos de herrumbre, que retienen inmovilizado a Jesucristo desde hace más de dos mil años, apresándolo a esos tan simbólicos trozos de madera. Y después de curarle y vendarle sus viejas heridas con mucho cariño y delicadeza, gracias al botiquín que su madre suele guardar en el cuarto de baño, Sofí, escucha en ese momento la suave voz de su abuelita, recordándole que la quiere muchísimo y que no debe preocuparse nunca más, ya que ahora estarán todos perfectamente. Le promete, que siempre estarán a su lado y, además, en compañía de su abuelito y de toditos sus familiares y seres queridos. Tras lo cual, la pequeña Sofí, observa como Jesucristo resucita al fin, tomándola entre sus brazos, besándola en la frente y dándole las gracias sinceramente, por haberlo rescatado de su inmerecida prisión perpetua, al tiempo que todas las demás imágenes del templo, lo hacen simultáneamente también: Descendiendo felizmente de sus pedestales, uniéndose a ellos y saliendo todos juntos de allí, para ser libres eternamente, pero en un mundo mejor, sin víctimas resignadas, ni verdugos sádicos, donde los niños jamás volverán a escuchar a sus padres discutir. ... Pero desgraciadamente, acabo de volver a escuchar los gritos histéricos de la madre de Sofí. La están reprendiendo nuevamente y le han garantizado, que mañana sin falta, pedirán hora para ella en la consulta del psicólogo. La han vuelto a descubrir cuando salía a hurtadillas de casa, cargando con su mochilita a la espalda, con los alicates y el botiquín. Me gustaría decirle a esa señora, que yo también estoy totalmente de acuerdo con lo que piensa su hija. Pero lógicamente, la mujer se alarmaría más aún, creería que se trata de una epidemia diabólica y como ya no están de moda las crucifixiones, ni las hogueras, probablemente, pediría hora también en la consulta para mí. Así qué, si por casualidad, tu también compartes nuestro sueño, mejor será que no sé lo confieses a nadie, por qué puede, que también acaben pidiendo otra cita para ti... Fin

Deja un comentario