UEM

Club de ArquiLectura

"Hay muchas veces libros sin Doctor que los lea; hay también otras Doctores que carecen de Libros: lo uno y lo otro es perjudicial en la República, y así en la Arquitectura si no se leen son superfluos los Libros". (Juan Caramuel, 1678)

MEJOR ARQUITECTURA, MEJOR SOCIEDAD

Carlos Javier Irisarri Martínez Profesor de Deontología e Historia del Arte y Arquitectura Blog Club de ArquiLectura Publicado 09 Abril 2013

Fiel a nuestro esquema bipolar, que alterna mes a mes lecturas actuales con antigüedades de mi biblioteca, os propongo en el presente recuperar un libro que creo vigente en muchos aspectos, pese a haberse editado hace casi cien años. Su autor, Claude Bragdon, es un arquitecto formado en la filosofía Arts and Crafts, y que en seguida se adhiere a la Escuela de la Pradera. Su ejercicio profesional va más allá de sus proyectos, expandiendo su actividad a la escenografía y a la redacción de ensayos que son de cierta influencia en el siglo XX; así, se suele señalar al inclasificable Buckminster Fuller como uno de sus herederos conceptuales, en especial en el desarrollo de lo que Bragdon llamaba la “decoración proyectual”, un sistema de elementos geométricos estandarizados cuya adecuada combinación podía llegar a generar proyectos completos.

 

 

 

“Architecture and Democracy” (1918) es un variado conjunto de ensayos, pero con un hilo conductor que los enlaza: la creencia de que los principios orgánicos en Arquitectura contribuyen a la consolidación de las comunidades democráticas, especialmente en su uso del espacio y la edificación pública. Mejor Arquitectura -y ésta es mejor si está basada en la Naturaleza- hace mejor Sociedad, y esto es aplicable a cualquier escala; todas ellas, incluso la más detallada ornamentación, son tratadas en este volumen.

 

“El ornamento es, en su origen, geométrico en lugar de naturalista; por ello, en una extraña manera, lo abstracto y metafísico debe preceder a lo concreto y sensual” (p. 99). La importancia del ornamento resulta relevante en este autor, lo cual supone otro factor de su vigencia, hoy que se está revisando la obra de Semper desde distintos ángulos (enhorabuena al Doctor Rueda, por cierto, por su reciente Tesis).

 

Quizá una lectura atenta de Bragdon nos sirva de ayuda contra la ola de formalismo que nos inunda desde hace tiempo. No sería poca cosa, ciertamente, y suficiente razón para recuperarle.

 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios
Deja un comentario