UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

VALORACIÓN DE LA INVERSIÓN EN UN PROYECTO DE NEGOCIO

Máximo Cortés Navajas Prof. Dr. Economía y Empresa Blog La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa Publicado 27 Enero 2020

Para completar el análisis financiero de un proyecto de negocio, que se ha venido desarrollando en los anteriores artículos del blog, se debe realizar adicionalmente una valoración de su rentabilidad futura, comparando la inversión inicial realizada (desembolso inicial aportado por los socios o promotores para la creación y puesta en marcha del negocio), con los saldos de tesorería (flujos de caja) que se van a ir generando por el funcionamiento de ese proyecto empresarial, en cada uno de los primeros años (normalmente se utilizan 3 o 4 años). Esta valoración de la inversión se determina calculando el denominado Valor Actual Neto (VAN).

Para calcular el VAN, por tanto, determinamos los flujos de caja previstos que se van a producir en cada período considerado (Q1, Q2, Q3…). Estas cantidades se pueden obtener de las cuentas previsionales reflejadas en el plan financiero del negocio, si se elaboraron previamente de forma adecuada.

Los flujos de caja futuros se tienen que actualizar y descontar al momento actual (año 0), por el efecto del valor del dinero en el tiempo, ya que se considera que no es lo mismo el valor de una cantidad de dinero obtenida en el período actual, que si esta es conseguida dentro de un año o dos o tres, por lo que se va minorando su valor real según transcurren más períodos.

Para ello, se va dividiendo cada año que transcurre por (1 + Ke), siendo la tasa Ke un indicador en porcentaje que representa la rentabilidad esperada por los accionistas con el proyecto emprendido. Para el segundo año, se dividirá por (1+Ke)2, y así sucesivamente.  

Además, hay que añadir el valor residual estimado del negocio al final de esa secuencia de años, existiendo diferentes métodos para estimarlo. De forma orientativa, se puede reflejar multiplicando por dos el beneficio antes de impuestos e intereses (BAII) del último período considerado.

A la suma y resultado final de todo esto (saldos o flujos de caja actualizados más valor residual actualizado), restamos la inversión inicial realizada “A” (aportación de los socios), valorando y comprobando si el resultado es positivo (el proyecto es viable y realizable) y en qué cuantía. La fórmula sería la siguiente (considerando 4 años):

VAN = -A + Q1 /(1+Ke) + Q2 /(1+Ke)2+ Q3 /(1+Ke)3 + Q4 /(1+Ke)4+ VALOR RESIDUAL / (1+Ke)4

Los flujos de caja Q se refieren a la tesorería generada en cada año en particular, reflejados en las cuentas previsionales del plan financiero al final de cada ejercicio, sin acumular las cantidades de los ejercicios anteriores.

Junto al VAN, también determinamos el TIR (tasa interna de retorno), que nos determina la tasa de rentabilidad interna del proyecto. Se valor representa la tasa K cuando el VAN es igual a cero, que tendrá que ser superior al valor de Ke (rentabilidad mínima esperada por los accionistas). A través de la herramienta Excel, podemos calcular el TIR. También podemos establecer el payback o plazo de recuperación de la inversión realizada.

A continuación, vemos un ejemplo de cálculo del VAN de un proyecto de negocio.

EJEMPLO

Para poner en marcha un nuevo negocio, el capital aportado por los socios (A) es de 40.000 euros. Según las previsiones de su plan financiero, la tesorería generada (Q) para los 4 primeros años será de 20.000, 14.000, 16.000 y 25.000 euros respectivamente. La tasa Ke de rentabilidad esperada por los socios la sitúan en un 24%. El BAII del cuarto año reflejado en su plan financiero es de 20.000 euros.

VALOR RESIDUAL = BAII x 2 = 40.000

VAN = -40.000 + 20.000/(1+0,24) + 14.000 /(1+0,24)2+ 16.000 /(1+0,24)3 + 25.000 /(1+0,24)4+ 40.000/ (1+0,24)4   

VAN = 21.242,5 

El resultado del VAN es positivo y por tanto la inversión en este proyecto de negocio resulta viable. Incluso sin considerar el valor residual, resultaría positivo el saldo con el valor obtenido en los 4 primeros años.

CÁLCULO DEL TIR Y PAYBACK

Utilizando la herramienta Excel buscamos en las fórmulas financieras “TIR”; se introducen en la hoja Excel los datos del desembolso inicial –A (-40.000) y los 4 flujos de caja “Q” (20.000, 14.000, 16.000 y 25.000 + VR), cada valor se refleja en una casilla. El valor residual (40.000) se suma a Q4. Aplicamos la fórmula financiera TIR, seleccionamos las casillas con los datos y damos a aceptar, obteniendo el resultado.

TIR= 46%.

El TIR es superior a la tasa de rentabilidad esperada Ke (24%), reflejando así la rentabilidad del negocio.

El plazo de recuperación de la inversión inicial (payback) sería de 3 años y 8 meses.

Siguiendo los cálculos en la fórmula del VAN, al tercer año se habrían recuperado 33.700 euros, por lo que faltarían 6.300 euros para llegar a 40.000.  En el último año se obtienen 10.593 euros (sin contar el VR). Si promediamos 10.593 en 12 meses, sale a 882,75 por mes, por lo que al octavo mes ya se consiguen los 6.300 euros que faltaban, recuperando así la inversión inicial de 40.000 euros, en 3 años y 8 meses.

 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios
Deja un comentario
Posts relacionados
Sin imagen
15Julio
Leer más

Objectives

Leer más

Sin imagen
27Julio
Leer más

Meltdown

Leer más

Sin imagen
28Enero
Leer más

Reading and Writing

You've been studying English for years now, practically all your life. You're an expert at "fill in the blanks" and can look at a "right...
Leer más