UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

EL PLAN FINANCIERO

Máximo Cortés Navajas Prof. Dr. D. Empresa Blog La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa Publicado 30 Julio 2018

En cualquier plan de empresa que se precie, es necesario incluir un plan financiero que evidencie la viabilidad económica del proyecto de negocio a emprender, así como su futura y esperada rentabilidad. En este artículo, como continuación a la serie de publicaciones en el blog sobre el plan de empresa, se exponen una serie de pautas y recomendaciones en cuanto a los contenidos y aspectos que deben figurar en la parte relativa al plan financiero, aplicable al proyecto de creación, puesta en marcha o reestructuración de una empresa o unidad de negocio.

El plan financiero se sustenta en dos grupos de estimaciones previas fundamentales: las previsiones de ventas y determinación de precios que se hayan realizado, que tendrán que ser lo más fehacientes y realistas posibles, y en los cálculos de inversiones, costes y gastos generados por la constitución y el funcionamiento operativo del negocio proyectado.

Si las previsiones de ventas no son objetivas ni están justificadas y, los cálculos de gastos no están bien dimensionados, de nada van a servir todas las estimaciones de beneficios, balance y ratios financieros que podamos reflejar. Por tanto, lo más relevante es acertar con esas estimaciones iniciales, ya que lo demás (cuentas, ratios, proyecciones…) se instrumentaliza y se deriva de todo esto.

Una vez establecidos los precios, justificadas las previsiones de ventas y detallado las inversiones, costes y gastos generados, los contenidos que deben figurar en un plan financiero serían principalmente los siguientes:

1.-Cuenta de inversión inicial. Se reflejan detalladas las inversiones iniciales a realizar en activos no corrientes (denominados CAPEX en inglés), tanto de activos materiales (instalaciones, maquinaria, tecnología, existencias, etc.), como de activos considerados como inmateriales (aplicaciones informáticas, web, software, etc.). Además, hay que dejar una cantidad disponible en tesorería para tener liquidez en los primeros meses de funcionamiento, junto a un colchón financiero para cubrir gastos iniciales e imprevistos. La suma total de estas cantidades nos determina la inversión total y a su vez las necesidades de financiación.

2.-Cuenta de financiación inicial. A partir de la inversión inicial a realizar, se indica de dónde se van a obtener los recursos monetarios, ya sea principalmente por la aportación de los socios promotores y aportación de inversores (capital social), subvenciones, préstamos bancarios y líneas de crédito de diversa naturaleza. Lo normal en proyectos de emprendimiento es que la aportación de los socios y posibles inversores, supere la financiación bancaria, porque si no difícilmente se accederá a la concesión de un préstamo en tales condiciones, salvo casos excepcionales y avales con suficiente garantía para la entidad financiera.

3.-Cuadro de amortizaciones y cuadro de financiación del préstamo. Se reflejan en una tabla gráfica las cuotas de amortización anual de los distintos activos (inversiones realizadas), para lo cual podemos consultar tablas oficiales de amortización de bienes, que nos van marcado su ritmo de depreciación. Y si solicitamos un préstamo, tenemos que reflejar las condiciones del mismo y un cuadro con las cuotas mensuales a pagar al banco, identificando y desagregando la parte de amortización y la parte de intereses en cada período.

4.-Cuadro de IVA. Reflejamos en un cuadro o tabla el IVA repercutido y el IVA soportado con cálculos trimestrales a partir de las previsiones de ventas, compras y gastos, para obtener el saldo y la liquidación del IVA con Hacienda.

5.-Cuenta previsional de tesorería. Reflejamos todas las entradas y salidas de dinero que se prevén derivadas de la actividad cotidiana de la empresa, mes a mes durante el primer año y de forma agregada para el segundo y tercer año al menos. De esta forma obtenemos los saldos de caja y la tesorería disponible en la empresa, el dinero líquido con el que se cuenta en cada período observado.

6.-Cuenta previsional de resultados. Conviene presentarla a 3 años al menos. A las ventas de cada ejercicio estimadas (sin IVA), se le restan todos los gastos de suministros y explotación (las inversiones en activos no, no son gastos corrientes), gastos generales, gastos de personal, amortizaciones, gastos financieros, obteniendo el beneficio antes de impuestos (BAI). Después se le aplica y descuenta la cuota que corresponda del impuesto de sociedades según ley, y se obtiene el beneficio neto. También, de forma complementaria y si se considera necesario, se puede incluir una cuenta de resultados analítica, separando los costes fijos de los variables.

7.-Balance previsional de situación. Se presenta a 3 años vista al menos. Por un lado, se reflejan todos los activos valorados al final del ejercicio, minusvalorados por las amortizaciones que se hayan reflejado en la cuenta de resultados de ese período. Aparecerán principalmente los activos no corrientes (inmovilizado material e inmaterial) y activos corrientes (existencias, tesorería, deudas de clientes). Por otro lado, se reflejará el pasivo-neto, siendo el neto el capital social, el beneficio obtenido de ese período y las reservas (beneficios anteriores que se van reteniendo en la empresa), y siendo el pasivo las deudas pendientes con bancos, proveedores, Hacienda y otros acreedores.  Lógicamente, activo y pasivo-neto tienen que ser coincidentes en su valor, indicándonos el patrimonio de la empresa y su estructura y situación económico-financiera.

Esta sería la parte de información y cuentas más relevantes a incluir en el plan financiero. A partir de aquí, vendría la parte interpretativa, comentando los aspectos reflejados y calculando según los datos de las cuentas reflejadas, los distintos ratios para indicar la solvencia, liquidez, endeudamiento y rentabilidad del proyecto de negocio, además de realizar una valoración de la inversión a través de indicadores como el VAN y TIR. Estas cuestiones se reflejarán en el siguiente post del blog, que servirá de continuación y complemento a este artículo.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (3)
Ana Martín (no verificado)
2 Septiembre 2018 03:07 pm Responder

En el tema de los negocios, al final las cuentas son las que ponen a cada uno en sitio. Saber estimar los gastos que supone crear y gestionar una empresa,es una de las cuestiones que tienen que tienen que aprender muchos nuevos emprendedores que se lanzan a la aventura de crear un negocio, y el plan financiero es vital para ello.

Pablo Pérez (no verificado)
6 Septiembre 2018 07:45 am Responder

La parte referida a las cuentas y números suele ser la más complicada de abordar en los planes de empresa, tanto para los emprendedores como para los estudiantes en sus trabajos universitarios. Al final, lo importante es que la idea de negocio expuesta, las estrategias previstas y las previsiones económicas y financieras tengan coherencia y credibilidad.

Juanjo Salas (no verificado)
17 Septiembre 2018 09:34 am Responder

Me ha ayudado mucho la información proporcionada para la elaboración del proyecto de mi máster, la verdad es que al principio te encuentras perdido y no sabes por dónde empezar, y estas indicaciones de los artículos del blog me han servido para ponerme en marcha.

Deja un comentario
Posts relacionados
Sin imagen
15Julio
Leer más

Objectives

Leer más

Sin imagen
27Julio
Leer más

Meltdown

Leer más

Sin imagen
28Diciembre
Leer más

One evening in Decemberr

One evening in December 2012, a small group of teachers and students from the School of Arts and Communications at UEM were given a private tour of...
Leer más