UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

EL JEFE ES UN ROBOT

Máximo Cortés Navajas Prof. Dr. D. Empresa Blog La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa Publicado 21 Diciembre 2016

Año 2045. Lucas es un joven ejecutivo de una compañía multinacional de automoción, que fabrica actualmente vehículos inteligentes SAV (Smart Autonomous Vehicles).  Se dispone a salir de su domicilio hacia la sede oficial de su empresa, pues tiene que asistir a una sesión especial de formación, programada para todos los integrantes de su unidad operativa. La mayor parte de su trabajo lo realiza a distancia, con todo un despliegue de soporte y apoyo tecnológico, por lo que ir personalmente a la oficina central no es algo habitual. Se ha trajeado para la ocasión con un uniforme corporativo, que incorpora sensores y fibra térmica para regular su temperatura interior, aunque en todo lo que se lleva de invierno, apenas ha hecho frío en las zonas urbanas.

Antes de partir, chequea y se enfunda su dispositivo multifunción TAE (Technological Alter Ego), que es como una especie de alma digital para las personas. También recibe unas indicaciones y sugerencias de su RB (mayordomo robot), sobre necesidades de provisiones y otras cuestiones domésticas, mientras se activan automáticamente los mecanismos de limpieza y desinfección del apartamento. Según desciende en el elevador, avisa por su TAE a su auto SAV para que abandone el parking y vaya a recogerle al puesto de salida del núcleo residencial. El VP (portero virtual monitorizado), le saluda cordialmente por su nombre y le comunica algunas cuestiones informativas sobre la comunidad de vecinos y otras normas de ciudadanía, proyectándole a su vez unas imágenes ilustrativas de apoyo.

Ya en el exterior, su vehículo, propulsado por energía solar y electricidad, le espera listo para partir. Durante el trayecto, podrá aprovechar para enviar algunos mensajes, hacer un par de videoconferencias de trabajo y visualizar en la pantalla panorámica 3D de su SAV, las últimas noticias de actualidad resumidas a la carta. Realiza una parada en una 3s (Supply Shop Stop), tiendas de conveniencia donde se vende de casi todo y que han venido a suplantar a las extintas gasolineras. Según se aproxima a la terminal, le llegan a sus dispositivos diversas ofertas y promociones propias de sus hábitos y aficiones (incluso puede comprobar fragancias y otras sensaciones sensitivas). Entre otras lindezas, anuncian una nueva serie de productos elaborados con carne cultivada en laboratorios y una línea gourmet de comida encapsulada.  

Esta vez va a utilizar su reloj BCW (Biogolical Computer Watch, capaz de manejar más de 80 indicadores fisiológicos y de otra índole), para solicitar mediante mensaje de voz, un café expreso y un cruasán que le servirán recién hecho y personalizado al gusto, elaborado por las polivalentes máquinas reposteras del establecimiento. Al momento, le llega un aviso electrónico para que se dirija al puesto 7; allí, recoge desde un expendedor automático su desayuno, que será instantáneamente cargado a su cuenta crediticia avalada (las transacciones en moneda ya no se utilizan). Al abandonar el recinto, observa una explanada habilitada para el desembarco y envío a domicilio de mercancías a través de drones porteadores, que sobrevuelan silenciosos la zona comercial.

Lucas tiene que dejar estacionado su SAV en un área habilitada, ya que por cuestiones de seguridad y viabilidad circulatoria, no se permite el acceso de vehículos particulares a las zonas urbanas centrales ni a la ciudad financiera y empresarial. Desde allí, coge un tren lanzadera “autopilotado” SAT (Smart Automatic Train) que le llevará hasta la zona de apeadero próxima a su oficina.  En cada vagón del SAT, hay un agente MASU (Mobil Automated Security Unit), unidades autómatas de vigilancia móvil que sirven para imponer respeto y guardar el orden, sustituyendo a los guardias de seguridad tradicionales.

Tras pasar por varios controles y reconocimientos visuales automáticos, accede al hall de recepción del complejo de su compañía, donde varios robots y máquinas de última generación realizan las tareas de conserjería, control, información, seguridad y mantenimiento. Ninguno tiene apariencia humana. Directrices de institucionales gubernamentales mundiales, vienen prohibiendo la utilización para actividades laborales y sociales de androides que se confundan visualmente con personas; aunque la opinión popular es que sí existen ya robots humanizados no identificados como tales, infiltrados en muy diversos ámbitos (hasta en la política), usándose también como nueva mano de obra ilegal o para fines delictivos. Incluso como dobles de determinados personajes.

La empresa de Lucas y la mayoría de las grandes compañías, han venido adoptando un modelo organizativo fragmentado en unidades de negocio, funcionando cada una a modo de startups, ya que este tipo de empresas se convirtió a partir del 2020 y en pleno boom tecnológico, en  modelo a imitar por su operatividad, competitividad y capacidad innovadora. Incluso muchas de las startups de éxito, van siendo adquiridas e integradas por las grandes corporaciones, cuya propiedad está cada vez más controlada por fondos de inversión de dudosa condición, donde se concentran el poder económico, el técnico y el social.

Una vez en la primera planta, Lucas se cruza por fin con personas de carne y hueso: un hombre y dos mujeres de su propio departamento, también citados para la sesión formativa. Se para a charlar con ellos un momento, dentro de una pequeña sala social habilitada; parecen sentir alivio con la frugal conversación sobre cuestiones mundanas. Hacen corrillo y hablan en voz baja. Se sienten como vigilados, intrusos y extraños entre tanto ser tecnológico.

Comentan también sobre las últimas instrucciones que les ha enviado su “jefe” de unidad, BOSS (Business Operating Strategic Systems), un cerebro electrónico privilegiado que en base a algoritmos, minería de datos y análisis de tendencias, les va marcando pautas estratégicas y operativas que deben aplicar y, a su vez, les va controlando y valorando su rendimiento en la empresa. Como cualquier jefe tradicional, pero pleno de inteligencia artificial y  de capacidad analítica (y con una mente muy fría).

Curiosamente, los BOSS de cada unidad se reúnen virtualmente en “juntas de dirección” para aglutinar todos los indicadores y obtener parámetros y conclusiones generales, con los que reportan finalmente a los magnates y propietarios inversores humanos, de los que siguen dependiendo en última instancia. Al menos por el momento.

(Continuará)

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (4)
Manuel (no verificado)
22 Diciembre 2016 11:18 am Responder

Leyendo el artículo terminas por reflexionar sobre hacía dónde nos pueden conducir los avances tecnológicos tan fulgurantes y si se pueden escapar de las manos, en cuestiones tan esenciales como seguridad y convivencia, porque tal y como están las cosas no sé si la sociedad está preparada para asumir los cambios que se avecinan...

Marta Torres (no verificado)
8 Enero 2017 07:12 pm Responder

Para los que no somos tecnológicos el futuro (y el presente) no se presenta nada halagüeño... Y encima no hacen más que decir la cantidad de puestos de trabajo que se van a perder sustituidos por robótica y aplicaciones informáticas. Me ha encantado el relato.

Inocencio Arroy... (no verificado)
16 Enero 2017 03:39 pm Responder

Con la revolución industrial del siglo XVIII y la aparición de los telares de vapor se abre el debate de la sustitución de hombre por las maquinas en los puestos de trabajo. La segunda revolución industrial de mediados del Siglo XX, reabre y agudiza el debate, y la reciente revolución tecnológica y de TI, tal y como lo manifiesta el profesor Máximo Cortes, nos vuelve a enfrentar a la crudeza del debate. La realidad, es que desde el siglo XVIII se ha multiplicado la población, de los países desarrollados y de los no desarrollados, y las mujeres se han incorporado al mercado laboral, ambos hechos han ampliado la “oferta” de mano de obra humana sin que aparentemente hayamos “tocado techo” en lo que al trabajo humano se refiere. Es Malthus, con su “Ensayo sobre el principio de la población” quien en primer lugar estudia dicho fenómeno. Desde entonces sus conclusiones han venido siendo refutadas por la realidad una y otra vez. Tanto el ser humano como la sociedad, y la economía mundial han demostrado una gran flexibilidad y una irrefutable capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias surgidas de los diferentes cambios habidos como consecuencia de los avances en el conocimiento. Circunstancia diferente puede ser los cambios que en el comportamiento y hábitos sociales nos provocan los avances tecnológicos y en comunicación. La asepsia de relaciones sociales que el artículo del Profesor Cortes expresa, sin ninguna duda supondrá un cambio en los comportamientos sociales y de consumo de todos nosotros.

Rubén (no verificado)
16 Enero 2017 06:30 pm Responder

Varias de las cuestiones que se mencionan, están muy cerca de convertirse en realidad. de hecho ya existen prototipos variados y multitud de ingenios diversos con los que nos tendremos que habituar a convivir y también para bien o para mal, a trabajar con ellos.

Deja un comentario
Posts relacionados
Sin imagen
04Abril
Leer más

APROVECHANDO LA COYUNTURA

Carlos Javier Irisarri Martínez Profesor de Deontología e Historia del Arte y Arquitectura

Blog Club de ArquiLectura

A aquellos que se consuelan pensando que una...

Leer más
Sin imagen
23Mayo
Leer más

EL NOBLE ACTO DE CONSTRUIR = THE NOBLE ACT OF BUILDING

Carlos Javier Irisarri Martínez Profesor de Deontología e Historia del Arte y Arquitectura

Blog Club de ArquiLectura

La vorágine edificatoria en que hemos vivido...

Leer más
Sin imagen
21Noviembre
Leer más

Hoy hablamos de MI LIBRO

Carlos Javier Irisarri Martínez Profesor de Deontología e Historia del Arte y Arquitectura

Blog Club de ArquiLectura

Leer más