UEM

Psicología en la Europea

Un espacio común para los amantes de la psicología donde compartir qué está pasando en nuestra facultad, los últimos avances, curiosidades, eventos y todo lo que pueda interesar a estudiantes y profesores.

A place for psych fans to share what's up in our faculty, the latest progress, curiosities, events and everything that might interest students and teachers.

"Las diferencias entre los miembros de la pareja pueden suponer un reto, pero no son un impedimento para ser feliz en una relación". Entrevistamos al Dr. Jorge Barraca, experto en Terapia Integral de Pareja

Francisco Montesinos Marín Profesor Blog Psicología en la Europea Publicado 12 Marzo 2018

El Dr. Jorge Barraca es profesor de la Universidad Camilo José Cela, y autor entre otros libros de "Terapia Integral de Pareja. Una intervención para superar las diferencias irreconciliables" y "Terapia Integral de Pareja paso a paso", este último recientemente publicado. El profesor Barraca visitó recientemente la Universidad Europea para participar en la I Jornada Universitaria sobre Terapias de Tercera Generación, donde presentó una de las terapias contextuales menos conocida, una evolución de la terapia de pareja conductual, orientada a la aceptación de aquello que no podemos cambiar en la otra persona.

Francisco Montesinos: ¿Cuáles son las principales dificultades que presentan las parejas que acuden a terapia?

Jorge Barraca: Por un lado, si se entiende principales dificultades como los temas en los que más comúnmente saltan los conflictos, diría que se trata de cosas a veces no trascendentales: distribución de tareas domésticas, diferencias en aficiones y gustos, gestión del dinero, contactos con la familia de origen, frecuencia de relaciones sexuales, normas educativas de los hijos, tensión por la crianza de un recién nacido, actividades conjuntas, vacaciones, relaciones con amistades, con ex parejas, etc. Sin embargo, también es verdad, que en otros casos podemos hablar de conflictos de bastante más enjundia: infidelidades, rupturas, pérdidas de respeto, conflictos graves con la familia de origen de la pareja, etc. No obstante, eso no quiere decir que estos últimos sean siempre más difíciles de lidiar que los primeros, pues -en ocasiones- la acumulación de pequeños problemas y roces, o las diferencias que se aprecian entre ambos, acaban por convertirse en un gran foco de discusión durante años.

Pero principales dificultades también puede entenderse como los errores más corrientes que traen las parejas cuando ya llegan a consulta y, en ese sentido, diría que el problema fundamental radica en esperar muchos meses, o incluso años, antes de acudir. Esta situación representa un notable desafío para el terapeuta y la pareja, pues cuando la relación ya está tan minada a veces solo se busca una buena justificación para terminar con la unión. Hay una desconfianza hacia las posibilidades que una terapia de pareja pueda tener para reconducir la situación y eso explica en parte ese retraso en la petición de ayuda. Por eso resulta tan importante que los psicólogos seamos capaces de trasmitir que existen intervenciones de pareja eficaces en muchos casos aparentemente irreconciliables.

F.M.: ¿Qué señales de alarma pueden indicar que una relación está en peligro y ante las que acudir a terapia antes de que sea demasiado tarde?

J.B.: Es cierto que en los conflictos graves de pareja se cae progresivamente y que hay señales previas que deben tenerse en cuenta para encarrilar la situación. Nadie se despierta un día y está ya cansado y desesperanzado por su relación de pareja. Y, aunque se podría hablar de indicadores generales (progresivo descuido de las formas, pequeños egoísmos en el trato, sentimientos de aburrimiento o abulia ante la pareja, etc.), aprovechando las claves del modelo de la Terapia Integral de Pareja yo mencionaría estos elementos:

  • El exagerar la propia posición, opinión o deseo, polarizándose así, para buscar forzar el cambio del otro.
  • Interpretar que los problemas de la relación se deben básicamente a la actitud de la pareja y concebir la salida a esa situación únicamente a través del cambio de la otra persona (por ejemplo, pensando que todo se arreglará cuando el otro miembro sea menos egoísta, o más tranquilo, o menos obsesivo, o más abierto, etc.)
  • Achacar a las diferencias entre ambos la razón del malestar, y no pensar que la clave está en cómo manejan esas diferencias o cuánto las aceptan.
  • Procurar forzar que el otro hago lo que se desea por medio de pequeñas amenazas, mostrarse enfadado, coacciones sutiles, etc. Esto puede tener efectividad a corto plazo pero a la larga siempre tensa más y más la relación.

F.M.: ¿Por qué crees que es tan difícil que dure una relación de pareja hoy día?

J.B.: Creo que la respuesta a esa cuestión trasciende la actividad del psicólogo, pues seguramente existan factores sociales, económicos, culturales, etc. que aportarán también unas explicaciones más que razonables. Yo puedo hablar únicamente de lo que veo en consulta y pienso en parte en cosas positivas como, por ejemplo, el no estar dispuesto a tolerar actitudes inadecuadas o faltas de respeto por parte de la pareja, a la capacidad de salir de una situación de dependencia, bien emocional, bien económica, o la de romper con corsés sociales, familiares, culturales que hacían en muchos casos aguantar inadecuadamente una relación contraproducente. Es verdad que frecuentemente se escucha hoy en día que las parejas no aguantan nada, ningún disgusto, ninguna pelea o tensión; sin embargo, creo que para una pareja que lleva mucho tiempo junta resulta muy difícil deshacer un vínculo en el que se ha puesto tanta ilusión. Todo el mundo sabe que separarse puede ser muy, muy doloroso y vivirse como un notable fracaso. No obstante, también es cierto que separarse ante los primeros compases de una desavenencia supone la imposibilidad de aprender a regular emociones en pareja, a negociar y reconducir situaciones -siempre que ambos miembros entiendan que deben hacerlo-, por lo que los problemas reaparecerán en nuevas parejas que se constituyan.

F.M.: ¿Qué puede aportar la Terapia Integral de Pareja frente a otras aproximaciones terapéuticas?

J.B.: La Terapia Integral de Pareja aporta muchas cosas. Es una evolución cualitativa sobre la terapia de pareja conductual tradicional, así que, a los eficaces métodos de esta, añade un modelo integrador novedoso y unas técnicas originales, que en varios ensayos clínicos de enorme rigor experimental han demostrado ya más eficacia que sus antecesoras. Quizás el aspecto nuclear tenga que ver con el concepto de aceptación -aprovechado también en otras terapias de conducta de tercera generación o contextuales-  y que aquí guarda relación con la aceptación comprensiva de las razones por los que el otro miembro de la pareja actúa como lo hace (lo cual, por cierto, es muy diferente a aceptarle haga lo que haga) y que las diferencias entre ambos pueden suponer un reto, pero no son un impedimento para ser feliz en pareja. Esta aceptación, que siempre es libre para la persona y nunca viene impuesta por la terapia, se procura a través de técnicas como la unión empática, la separación unificada y la tolerancia, que se practican vivencialmente en consulta aprovechando las circunstancias que supusieron una pelea entre la pareja. Por supuesto, para un buen ejercicio en esta terapia es fundamental un conocimiento más a fondo de sus principios y unos talleres que favorezcan su aprendizaje práctico.

F.M.: ¿Nos podrías dar alguna clave que nos ayude a cultivar y mantener nuestras relaciones de pareja?

J.B.: Bueno, por no caer en tópicos, trataré de dar alguna pista aprovechando de nuevo claves de la Terapia Integral de Pareja. Eso sí, lo dejaré entre interrogantes. Creo que es muy difícil que se cambie cómo es cada miembro de la pareja (esto es, que se deshagan las diferencias entre ambos) y desde luego creo que es aún más difícil que los temas sensibles para cada uno dejen de serlo, en consecuencia ¿no es más sensato dejar de intentar cambiar a la otra persona y aceptarla como es?, ¿No es esa una forma más elevada de querer, una forma menos ‘narcisista’? Durante siglos y siglos hemos querido –en Occidente- cambiar el mundo para que se ajuste a nosotros. Pero también es posible que nosotros cambiemos para acomodarnos a cómo este es. ¿No seremos capaces hacer eso mismo en el terreno de la pareja, con la persona a la que queremos? Sin duda, estas son claves con profundidad para mantener las relaciones de pareja.

F.M.: Muchas gracias Dr. Barraca por esta interesante entrevista en la que nos has ilustrado aspectos clave para ayudar a nuestros pacientes a mejorar sus relaciones de pareja. Fue un placer contar contigo durante la Jornada y vuelve a ser un placer tenerte de nuevo a través de este medio.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios
Deja un comentario
Posts relacionados
20Diciembre
Leer más

¿Qué es innovar? Cinco consejos aplicables a entornos sociales

Andrés Pina Media Relations and CSR Manager

Blog El blog del experto

El pasado viernes celebrábamos en el Campus de Alcobendas el “I Encuentro de Ganadores de los Leer más

lotería de Navidad
21Diciembre
Leer más

¿Qué probabilidades tengo de que me toque la lotería de Navidad?

Universidad Europea administrador

Blog El blog del experto

Como todos los años llega la Navidad y con ella la esperada lotería de Navidad, y es que en estas fechas se celebra el sorteo...

Leer más
22Diciembre
Leer más

Consumo responsable en Navidad

Universidad Europea administrador

Blog El blog del experto

Las Navidades se celebran en compañía, pero la cuesta de Enero se tiene que superar en solitario, o al menos esto es lo que nos sucede a la...

Leer más