UEM

ODONTOINNOVA

El blog de la innovación docente en Odontología

AUDIOVISUALES EN LA EDUCACIÓN BIOMÉDICA (vídeos)

Gleyvis Coro-Montanet Profesora de Universidad Blog ODONTOINNOVA Publicado 02 Marzo 2016

Hace días encontré unos cuestionarios aplicados a varios alumnos de Odontología sobre la introducción de la Flipped Classroom en nuestra asignatura a principios de mi ejercicio docente en la Universidad Europea. Con apetito escudriñador repasé los indicadores de respuesta y asaltó mi atención la preferencia -casi absoluta- de la muestra por el aprendizaje apoyado en medios audiovisuales.

Entonces, quizás, interpreté aquellos resultados como parte de una peligrosa predilección de mis alumnos por el aprendizaje cómodo, efecto-hijo de una enseñanza paternalista, también signada por el empleo abusivo de apuntes, que se vio favorecida por el desarrollo de los recursos de la reprografía en casi todos los centros universitarios.

Pero hace unos días, mi cabeza para analizar los mismos resultados, ya era otra.

Según Oblinger los estudiantes modernos han cambiado sus características. Los alumnos que llegan a nuestras universidades médicas prefieren el aprendizaje visual o kinestésico a aquel más basado en los textos de imprenta.

Producto de un sistema de enseñanza con base en los capítulos de gruesos libros, mi voluntad docente se resistió todo cuanto pudo al cambio de su paradigma gutenbergiano.  Mi cabeza repetía, con McLuhan, que la transmisión de conocimientos por formatos audiovisuales era un camino, sin retorno, a la desnaturalización del aprendizaje y a lo que Umberto Eco denominaba –qué raro hablar de Eco en pasado- la pasividad narcótica. Pero, al unísono, mi sentido común me hacía ver lo que McLuhan y Eco, de modo muy relacionado con sus contextos, también advirtieron: el comienzo de una nueva sensibilidad para aprender.

A fin de cuentas ¿qué tanta diferencia había entre estudiar por notas “compradas” a segundos, terceros o cuartos y estudiar por vídeos caseros, bajados de YouTube o Vimeo? ¿Y dónde podría ejercer mejor mi papel de curadora de contenidos: en el apunte fotocopiado y comúnmente fuera de mi alcance o en el vídeo accesible a través de un corto y supersónico enlace?

Por esta primera fractura en el muro de mi resistencia al cambio, entraron todos los demás adláteres de modificación, en forma de más preguntas similares. ¿Y si en lugar de promover la toma automática de notas o generar por mí misma los vídeos, estimulase la producción de vídeos breves a cuenta y riesgo de ellos mismos? ¿No sería este un ejercicio más ambicioso, una tarea de creación conjunta, una mayor y mejor puesta en práctica de todas las potencialidades expresivas de mis alumnos?

El autor de contenidos audiovisuales aprende a desarrollar competencias básicas para el trabajo y la vida. Aprende y aplica a través de la línea del tiempo de la generación del vídeo, que es una línea de acción compartida por el alumno y el profesor, moderada por el docente y ejecutada por el alumno en el rol de productor de evidencias de aprendizaje.

La Figura 1 aporta un resumen sucinto de nuestra mejor experiencia de introducción de la dinámica audiovisual en el aprendizaje de los procedimientos operatorios en odontología; trasportable a todas las asignaturas de las ciencias médicas que compartan similares objetivos y/o no. 

Asumiendo como espina dorsal una línea de acción o timeline de 5 fases (Estudio previo sobre el tema, Trabajo de guión, Selección y uso de los materiales y escenarios, Edición y Exposición/Difusión del producto), la acción sinérgica conjunta entre alumnado y profesorado sobre el proyecto de trabajo –una vez definidas las responsabilidades de las partes y los tiempos de cada fase- da cabida al desarrollo de competencias tan fundamentales como la integración de contenidos, la capacidad de síntesis, el saber comunicar y organizarse por objetivos; potencia la creatividad, el ejercicio del criterio científico y estético, el trabajo individual y en equipo, entre otras muchas ganancias cognitivas y psicomotrices.

Cada nueva puesta en práctica de estas “tareas audiovisuales” construirá un nuevo aprendizaje y una ganancia experiencial para alumnos y profesores. Toda vez que a cada actividad de orientación docente le corresponde una recompensa ejecutiva por parte del alumno y esta ejecución le cederá el turno a un nuevo estímulo orientativo por parte del profesor, el ejercicio suscribirá una dinámica de win to win imprescindible para ambos, que encontrará su punto culminante en la exposición de cierre, el día de la Premiere, cuando el alumno deberá sentir –si se involucra- la mayor satisfacción posible y el docente -si cabe- estará menos feliz con el producto que con el proceso.

Importante: No aspirar, en principio, a la extrema calidad de los vídeos. Es esta una iniciativa tipo-carrera-de-fondo, más hermosa y atendible en su trabajo estratégico –qué se aprendió/cuánto mejor se asimiló/cuánto se disfrutó el aprender/cuán inolvidable resultó- que en el impacto, más o menos superficial, del vídeo producido. 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (1)
11 Mayo 2016 12:41 am Responder

Thank you a lot for sharing this with all of us you actually realize what you are talking apitmxpoarely! Bookmarked. Kindly also consult with my site =). We may have a hyperlink exchange contract between us

Deja un comentario