UEM

El blog del experto

Ponte al día en El blog del experto de todos los temas de actualidad que te interesan, de todas las materias que puedas imaginar. 

“Nobel” de arquitectura busca “forma”

Universidad Europea administrador Blog El blog del experto Published 28 March 2019

Form finding en los proyectos de Arata Isozaki

Cada premio es sin duda una oportunidad: el muy reciente otorgamiento a Arata Isozaki del premio Pritzker 2019, el equivalente al premio Nobel para Arquitectura, nos brinda la ocasión de revisitar su amplísima y original obra desde muy diversas y transversales perspectivas, siempre enriquecedoras. Cabe destacar su incansable “búsqueda de forma”, no al servicio instagramero de imagen de consumo, sino de la esencia arquitectónica en la línea de referentes indiscutibles como Gaudí.

En los inicios del reconocimiento de Isozaki se sitúa su breve contacto ideológico con los Metabolistas.  Su propuesta de Clusters in the Air, una radical visión de futuro para Tokio, nace de una potente intuición estructural para un crecimiento orgánico, a modo de árbol gigante: sus ramas formadas por una impresionante superposición de voladizos sucesivos recrean una nueva “ciudad en el aire” sobre la trama urbana existente que ya considera sin remedio o solución.

Este enfoque “estructural” y estructurante de su ideación vertebra también la obra icónica por la que más se conoce a Isozaki en nuestro país, probablemente por coincidir con las Olimpiadas en las que la España moderna se dio a conocer al mundo: El Palau San Jordi. Aquí la forma nace de un ingeniosísimo proceso de erección de cubierta para una -hoy estándar pero entonces absolutamente vanguardista- estructura espacial de acero. Una optimización técnica que configura una forma ondulada singular y reconocible que se ha convertido en parte indisoluble de la cornisa montañosa del Montjuic y que Isozaki continuó explorando formalmente en el Polideportivo de Palafolls.

Pero de la fértil e incansable producción de Isozaki cabe aún destacar un último apunte de revolucionaria exploración formal. Una vez más ligado a la optimización del esqueleto estructural, el diseño se adentra en la Morfogénesis (ref. 1; también llamada ESO o Evolutionary Structural Optimization, ref. 2) y su arriesgada formalización casi anti intuitiva. Las barras curvas y regordetas del sistema portante del Centro de Convenciones en Doha se configuran como una excéntrica “estructura Botero” pero corresponden en realidad a una intensa rutina sucesiva de cálculo y reconfigurado geométrico.

El espectacular resultado formal está lejos de ser un capricho estético: es una valiosísima implementación experimental, próxima a lo que supusieron las exploraciones de Gaudí. Por mucho que su ejecución final en Doha sea “pragmatizada” (barras rectas ocultas en envolvente con la geometría teórica de cálculo) configura una semilla valiosa a brotar en proyectos como la Ciudad deportiva de Blanes.

Esta trascendental exploración formal no hubiera sido posible sin la íntima colaboración con los mejores y más vanguardistas ingenieros de estructuras: Mamoru Kawaguchi y Martínez Calzón en Barcelona; y Mutsuro Sasaki en Doha. En suma, un gran arquitecto liderando y trabajando codo a codo con los mejores ingenieros. O tal vez mejor así: la colaboración con los mejores ingenieros hacen grande al arquitecto.

  • Ref. 1: Mutsuro Sasaki, Morphogenesis of Flux Structures, 2007, AA Publications, London.
  • Ref. 2: Krystyna Januszkiewicz and Marta Banachowicz, 2017, IOP Conf. Ser.: Mater. Sci. Eng. 245 082042
Share in Twitter Share in Facebook Share in LinkedIn
Comments
Leave a comment