UEM

El blog del experto

Ponte al día en El blog del experto de todos los temas de actualidad que te interesan, de todas las materias que puedas imaginar. 

El origen real del Black Friday y su impacto actual

Universidad Europea administrador Blog El blog del experto Published 22 November 2017

Para entender el origen del Black Friday habría que entender la trascendencia para la sociedad estadounidense de la fiesta del “Día de acción de gracias”, ya que el Black Friday siempre se celebra al día siguiente, viernes, de la citada celebración. El “Día de acción de gracias” es la fiesta familiar más importante de Estados Unidos.

Podría decirse que, utilizando nuestro lenguaje, el Black Friday es un “puente” en el calendario norteamericano, pese a no ser un día oficialmente festivo ya que muchos de ellos realizan largos viajes (pensemos en la gran extensión del país) para reunirse con su familia el jueves y aprovechan para no volver a trabajar hasta el lunes.

Al disponer de un día no laborable “extraoficial” muchas personas comenzaron a aprovechar, ya en la década de los 50’, para realizar compras. El caso es que la afluencia de gente a las tiendas era tan grande que se producían notables atascos y aglomeraciones, de forma que fue la Policía, ya en la década de los 60’, la que empezó a utilizar el término de “viernes negro” con connotaciones negativas, debido a que se veían totalmente desbordados ante la masa de gente que se lanzaba literalmente a las calles.

Las grandes cadenas de comercios se dieron cuenta del potencial atractivo de ese fenómeno y comenzaron a aplicar grandes descuentos, con lo que entre la población aumentó si cabe la predisposición a salir de compras, en parte para anticipar las compras navideñas.

Este es el origen real del término y no el de la conversión de las pérdidas (números rojos) en ganancias (números negros).

En España se empezó a celebrar el “Black Friday” en el año 2013, amparándose en un cambio legislativo de 2012 que flexibilizaba las fechas en las que se podían realizar rebajas y aprovechándose del impacto mediático que esa costumbre norteamericana tenía en nuestro país.

Siempre el consumidor se ha sentido atraído por la sensación psicológica de euforia al conseguir un producto por un precio menor que el marcado en la etiqueta, independientemente muchas veces de la verdadera utilidad del mismo. Se podría decir que el “Black Friday” es percibido por el consumidor como un periodo de rebajas anticipadas, justo antes de Navidad que es la temporada del año de mayor gasto en productos como moda o electrónica, sector este último que es uno de los grandes protagonistas del “Black Friday”, donde un descuento considerable sobre un precio muchas veces muy alto supone un atractivo psicológico adicional. Esta es la clave del éxito de esta jornada.

Para entender la dimensión del fenómeno en España baste decir que las estimaciones apuntan este año a ventas del orden de 1.300-1.400 millones de euros, sumando el llamado Cybermonday, que no es otra cosa que la extensión en el tiempo del Black Friday, llegando en algunos casos a hablar de Black Week.

La tecnología siempre ha sido el sector más atractivo para estas compras, seguido por textil-moda, juguetes y cualquier otro potencial regalo navideño. Pero poco a poco se han ido incorporando otros sectores como automóviles, turismo, inmobiliarias, clínicas de estética, academias o entidades financieras que ofrecen préstamos al consumo con intereses atractivos. Lo último ha sido todo lo relacionado con las bodas, desde banquetes nupciales, anillos y joyería, viajes de novios, vestidos y zapatos de novia, etc.

Parece que el Black Friday no va a ser una moda pasajera, sino que ha venido para quedarse. Posiblemente veamos en los próximos años incorporarse más y más sectores comerciales.

Otro dato para tener en cuenta es que cerca de la mitad de las ventas se realizan online. También es una tendencia fuera del Black Friday que lógicamente se refleja en los periodos de rebajas y que sin duda irá en aumento. Esto implica que aquellos pequeños comerciantes que no dispongan de plataforma de comercio electrónico pierden el acceso a la mitad de las potenciales ventas. Un acicate más para modernizarse.

Por último, es necesario apelar a la responsabilidad de los consumidores. Intentar planificar las compras con antelación suficiente, comparar precios antes del periodo para evitar caer en trampas de comerciantes sin escrúpulos, evitar en la medida de lo posible la compra impulsiva de productos que realmente no necesitamos solo porque están rebajados, fijarse un presupuesto previo, son algunos consejos que debemos tener en cuenta si no queremos que nuestras finanzas se resientan.

 

Dr. Jose Blázquez
Profesor del Departamento de Marketing y Comunicación Publicitaria de la Universidad Europea

Share in Twitter Share in Facebook Share in LinkedIn
Comments
Leave a comment
Related posts
Sin imagen
15July
Read More

Objectives

Read More

Sin imagen
27July
Read More

Meltdown

Read More

Sin imagen
28January
Read More

Reading and Writing

You've been studying English for years now, practically all your life. You're an expert at "fill in the blanks" and can look at a "right...
Read More