UEM

Deja que te cuente mi historia

Lo primero de todo, y antes de hablar sobre mi, es presentar a los verdaderos protagonistas de este blog: mis amigos. Personas con las que convivo y en las que me baso para crear un conjunto de personajes. Unos llegan y se van, otros se quedan un poco mas, algunos vuleven pasado un tiempo, y luego están los que siempre permanecen a tu lado. Ellos no existen, pero lo parece; y las historietas, anéctodas y problemas que cuentan pueden parecer pura ficción, pero como en las mejores películas...está basado en hechos reales. Y de mi solo decir que tengo 22 años y este año terminé la carrera de Periodismo

A ver lo que se cuece

egarcia . Blog Deja que te cuente mi historia Published 03 February 2009

-Entonces vamos, o qué.

-¡Hombre!, habrá que ir a ver lo que se cuece…

Y de este modo terminó la conversación. Ya estaba decidido. Iríamos a la ceremonia de nombramiento de Doctor Honoris Causa. Y para ser sinceros, lo que queríamos era ver a los Príncipes.

Motivo de cotillas… motivo de periodistas… en el fondo es lo mismo.

Así que el jueves, puntuales, a las diez y media estábamos en la entrada del Edificio C. Vestidos de oscuro siguiendo las normas de protocolo (¡que fuerte!) y rodeados del resto de delegados y subdelegados de otras carreras.

La Universidad parecía otra: la Guardia Civil a la entrada, la creación de un “Parking VIP”, la transformación del polideportivo con moqueta, cuadros, paredes recién pintadas…Un show.

Los profesores comenzaron a pasar con las togas de diferentes colores. Alguien comentó que le recordaban a los libros de Harry Potter… Un poco gracioso si que era verlos a todos con sus capas y gorros a juego.

La ceremonia no se hizo muy larga, aunque para algunos era difcil mantenerse despierto. Mi vecino de la izquierda cabeceaba, despertándose justo para aplaudir. Los demás curioseábamos lo que pasaba a nuestro alrededor: las caras que ponían los profesores, los movimientos de los cámaras, la nube de flashes cuando entraron y salieron los Príncipes…En fin, para la mayoría era la primera vez que íbamos a un acto de este tipo.

El Príncipe inauguró y clausuró el acto. Los nuevos Doctores Honoris Causa leyeron sus discursos. El del señor Fuster gustó especialmente.
Al finalizar, los Príncipes, el Rector y los profesores salieron del pabellón en orden, y el resto atascamos las salidas. El intento por llegar al cóctel, hizo que recibiéramos algún codazo y pisotón.

Y ahí estábamos: bandejita para un lado, bandejita para el otro. Todo el mundo bromeando. Al final se acercaba la hora de ir a clase y seguían saliendo bandejas. Con un llenazo considerable decidimos irnos. Y es que, tener clase por la tarde es lo que tiene: que siempre pringamos, y vamos a clase.

Share in Twitter Share in Facebook Share in LinkedIn
Comments (2)
Peibol (not verified)
5 February 2016 12:22 pm Reply

Buenas Por fin me he decidido a comentar algo. Tío que bien nos lo pasamos eh. Comimos hasta no poder más y nos echamos unas risas con los lamparones de unos... , los teléfonos de otros... con el zumbado ese... y con la alegría que tenían los Harries Potters ayer... Qué guay, estas cosas no se repiten.

Carlos (not verified)
5 February 2016 12:22 pm Reply

Lo que mereció la pena del acto fue lo del cocktail. Eso sin lugar a dudas. Luego el acto no fue tan coñazo como pensaba y siempre es curioso ver a los Príncipes. Aunque lo mejor de todo fue otra cosa que sólo algunos sabemos...

Leave a comment