UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

13 December 2016 10:54 am Reply

Estimado Máximo, Felicidades por este post tan interesante sobre el valor de la marca. Desde una perspectiva financiera, si quisiéramos analizar el valor de una empresa en su globalidad, los dos métodos más usados en banca de inversión son múltiplos comparables (que no tiene en cuenta el valor temporal del dinero) y el descuento de flujos de caja libre (es decir, la caja que es capaz de generar una empresa, aunque descontada al momento t=0 de valoración y usando el coste de la financiación WACC, estando este valor actual neto -enterprise value- minorado por la deuda financiera neta en t=0). Os dejo un link muy interesante para todos aquellos que quieran profundizar en temas de valoración de empresas o análisis fundamental: http://www.antonioalcocer.com/que-es-el-value-investing/ Bajo estos dos métodos, podemos obtener el valor intrínseco o fundamental del 100% del patrimonio de una empresa, es decir, lo que se debería pagar por comprar una empresa (que no tiene nada que ver con el valor contable en libros ni con el precio de cotización que pudiera tener la empresa en los mercados bursátiles). "Solo el necio confunde valor con precio", Warren Buffet. Y toda esta explicación, ¿por qué?. Parece lógico que el impacto del intangible marca de una forma u otra debe de traducirse en generación de flujos de caja a futuro, y por tanto, mayor o menor valor de la empresa. La empresa "Y" puede tener una capacidad de generación de flujo de caja de "Y", mientras que la misma empresa con la marca "Apple" una capacidad de generación de caja de 60.000.000.0000*Y, y por tanto un mayor valor. Si el impacto de la marca no se traduce en generación de flujo de caja, entonces tenemos un problema. Así por ejemplo, para el caso de SONY, marca de reconocido prestigio y liderazgo tecnológico en los años 80-90, los números de su división de electrónica de consumo son negativos, destruyendo caja. Parece claro que a la hora de construir una imagen de marca, es fundamental definir unos valores diferenciales y "ADN" de la empresa, crear una situación win-to-win con los principales grupos de interés y stakeholders a largo plazo, diseñando productos y servicios diferenciales -ocupando como decía Trout el "hueco libre" en la mente del cliente-, lo que debe de traducirse en capacidad de generación de caja de forma sostenible a largo plazo y un mayor valor de empresa y enterprise value. Todo ello comentado en 3 pilares: (1) Maximizar satisfacción del cliente, (2) Maximiazar satisfacción del empleado y (3) Maximizar el flujo de caja libre. Aquellas empresas que se olvidan de estos principios, olvidándose del cliente (primando los objetivos y rentabilidad a corto plazo frente al largo plazo), innovación, mejora continua, responsabilidad social e impacto impacto en la sociedad u olvidándose de sus empleados (motivación y desarrollo), están sentenciadas a la DESAPARICIÓN. Acordémonos de empresas como Lehman Brothers (empresa centenaria que se olvidó de sus clientes y el factor diferencial en su modelo de negocio, la confianza), Sony, que se olvidó de su factor innovador y liderazgo tecnológico... Y todo ello, todo, contribuye a construir la MARCA y orgullo de pertenencia a ella. Felicidades Máximo por el post! Antonio