UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

Inocencio Arroy... (not verified)
17 November 2016 03:45 pm Reply

Bien de nuevo el profesor Maximo Cortes nos presenta un clásico, ¿la Marca vale algo? Y la verdad es que la marca vale, no hay duda, los inmateriales son elementos fundamentales en el valor de una empresa y en la generación de negocio. Zara, Mercadona, Telefónica, El Corte Ingles, Microsoft, Intel, todas las empresas, y en especial las grandes, generan mayor valor añadido a sus negocios gracias a sus marcas, su estilo de gestión, su metodología de producción, su capacidad innovadora, la capacidad comunicadora de su líder, y un largo etc., que les permiten vender más y/o más caro. Y ahora la pregunta, ¿cuánto valen los inmateriales y como se valoran? No hay una fórmula mágica. La valoración primaria para un accionista vendría determinada por el número de sus acciones multiplicado por el valor nominal de las mismas, es decir Nº Acc. X Vn. La cotización de las acciones en mercado secundario invalida totalmente ese criterio, pues podemos observar que el precio de las acciones no se corresponde con el nominal de la misma. El valor de los activos menos la deuda, es decir, el coste de reposición menos en nominal de lo que la empresa debe a corto y largo ha sido otra forma de valorar cualquier empresa. Sin embargo, si damos por bueno ese criterio, cualquiera podría obtener el mismo negocio que El Corte Ingles, únicamente poniendo el dinero necesario para crear una red de comercios paralela, con una imagen ligeramente diferenciada de la empresa, y podría obtener un negocio semejante. Pero solamente estaríamos contemplando los tangibles, no nos permite conocer cuánto vale el inmaterial. Los modelos que nos permiten aproximarnos al valor de la marca, son aquellos modelos que valoran el Fondo de Comercio, que no es otra cosa que el exceso de valor sobre los propios activos, es decir los inmateriales, y entre ellos las Marcas. A través de la Valoración de superbeneficio, o es sobrenegocio, en relación a los tangibles utilizados podemos llegar a establecer el valor de los inmateriales. Aun así, determinar que parte de ese sobrevalor corresponde a la Marca, y no a la organización industrial, o cualquier otro elemento intangible, es un ejercicio artesanal, sujeto a la creatividad y aportación del valorador y su equipo. Animo al profesor Maximo Cortes para que en otro de sus interesantes artículos nos exponga las diferentes formas de valorar un inmaterial o de determinar cuál sería el Fondo de comercio de una compañía.