UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

EL BALANCE PREVISIONAL EN UN PROYECTO DE NEGOCIO

Máximo Cortés Navajas Prof. Dr. D. Empresa Blog La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa Published 29 October 2019

En la elaboración de un plan de empresa, dentro de la parte relativa al plan financiero, el balance previsional reflejará una estimación de la situación patrimonial del proyecto de negocio cuando finalice su primer año de vida (normalmente se hace al menos para los tres primeros ejercicios). Tendrá una estructura similar a la de un balance de situación de una empresa en funcionamiento, reflejándose el activo (valoración de las inversiones y de los distintos bienes de la empresa, junto a la tesorería existente y deudas de clientes) y, por otro lado, el pasivo-neto, que representa cómo se va a ir financiando la empresa, mediante los recursos o fondos propios (capital social y reservas) y, también normalmente, con financiación ajena (deudas con bancos, proveedores y acreedores).

El balance previsional parte de la cuenta de inversión y financiación elaborada al principio del plan de negocio, la cual que está referida al momento de creación e inicio de la empresa. Para su elaboración, por tanto, se determina el valor de todos los activos al final del ejercicio, habiendo descontado lo que se haya amortizado en cada caso, según lo reflejado en la cuenta de resultados previsional de ese período. Figurarán principalmente los activos no corrientes (inmovilizado material, activos inmateriales, activos financieros) y los activos corrientes (existencias, tesorería, deudas de clientes).

A su vez, se calcula el pasivo-neto, donde el neto está formado por el capital social, el beneficio previsto de ese período y las reservas (beneficios anteriores que se van reteniendo en la empresa) y, el pasivo, que indica las deudas pendientes con bancos, proveedores, Hacienda y otros acreedores, ya sean a corto o a largo plazo.

Lógicamente, activo y pasivo-neto tienen que ser coincidentes en su valor, indicándonos el patrimonio de la empresa y su estructura y situación económico-financiera. A partir de las cantidades reflejadas en el balance previsional a 3 años, se pueden estimar los distintos ratios para indicar la solvencia, liquidez, endeudamiento y rentabilidad del proyecto de negocio, además de realizar una valoración de la inversión a través de indicadores como el VAN y TIR.

A continuación, basándonos en los datos del ejemplo utilizado en los artículos anteriores del blog (ver Previsión de resultados en un proyecto de negocio  e  Inversión y financiación inicial en la creación de un negocio), indicamos cómo elaborar el balance previsional de un proyecto de negocio para su primer año.

EJEMPLO BALANCE PREVISIONAL

DATOS INVERSIÓN Y FINANCIACIÓN INICIAL

INVERSIÓN INICIAL: Activos no corrientes 8.000 / Intangibles 2.000 / IVA activos 2.100 / Fianza 2.500 / Existencias iniciales 2.000 / Dinero disponible en caja 35.400 (gastos operativos + colchón).

TOTAL = 52.000 €

FINANCIACIÓN INICIAL: Capital social 37.000 / Préstamo a LP 12.600 / Préstamo a CP 2.400

TOTAL = 52.000 €

OTROS DATOS:

  • AMORTIZACIONES DE ACTIVOS EN AÑO 1: 1.300 € (800 + 500 para activos intangibles)
  • AMORTIZACIÓN PRÉSTAMO AÑO 1: 2.400 €
  • BENEFICIO NETO AÑO 1: 27.455 € 
  • IMPUESTO DE SOCIEDADES AÑO 1: 4.845 €
  • SALDO TESORERÍA AÑO 1: 68.700 €

 

BALANCE PREVISIONAL AÑO 1

ACTIVO

Activos no corrientes 7.200 / Intangibles 1.500 / Fianza 2.500 / Existencias iniciales 2.000 / Dinero disponible en caja 68.700

TOTAL = 81.900 €

 

PASIVO/NETO

Capital social 37.000 / Resultado del ejercicio 27.455 / Préstamo a LP 10.200 / Préstamo a CP 2.400 / Hacienda Impuesto Sociedades 4.845

TOTAL = 81.900 €

 

Los activos no corrientes y los intangibles (software, patentes, marcas…) aparecen con la parte amortizada ya descontada de su valor inicial. El préstamo se ha reducido en su parte amortizada (2.400 €), teniendo que pagar otros 2.400 € durante el siguiente año 2, por lo que figura a corto plazo.

Se supone que el valor de las existencias no varía de principio a final de año (2.000 €) y que a final de año no hay deudas de clientes ni deudas con proveedores.

Se supone el IVA ya liquidado y se debe a Hacienda el pago del impuesto de sociedades (4.845 €). El beneficio obtenido reflejado en el neto (27.455 €), si se retiene en la empresa, se reflejaría en el balance previsional del año 2 como “reservas”.

Share in Twitter Share in Facebook Share in LinkedIn
Comments
Leave a comment