UEM

Babel World

El blog del Departamento de Traducción y Comunicación Intercultural (TCI). A través de este blog, nuestro departamento quiere compartir contigo información, reflexiones, comentarios, trucos, sugerencias y datos de interés sobre diferentes aspectos en relación con el Grado en Traducción y Comunicación Intercultural. Te invitamos a que participes y hagas de este blog un espacio vivo y dinámico donde poder intercambiar ideas con el resto de la comunidad en la Red. Al terminar su lectura tendrás la posibilidad de publicar tu post o entry y así ampliar la información difundida.

Episode twenty: ¿Nos invade la traducción automática?

Babel World Blog del Grado en Traducción y Comunicación Intercultural de la UEV Blog Babel World Published 17 November 2010

Según la revista Infoamérica, los traductores automáticos son sistemas informáticos que llevan a cabo traducciones de una lengua a otra, con o sin intervención humana. Esta definición hace que parezca un método útil e inofensivo que puede ahorrarnos mucho trabajo, pero ¿es realmente una ayuda o nos supone una amenaza como futuros traductores?

A lo largo de sus 60 años de historia, se han hecho numerosas pruebas con este método, de las que se han obtenido diversos resultados. Por una parte, se comprobó que resultaba útil cuando se empleaba con textos muy simples o con un vocabulario muy técnico, ya que son los que contienen el menor número de ambigüedades y la gramática más sencilla.

Por otra parte, el número de resultados negativos es muy superior al de los positivos. A pesar de las expectativas existentes, parece evidente que un traductor automático nunca podrá llegar a traducir un texto sin la ayuda de un traductor profesional. Entre otras razones, porque una máquina no es capaz de distinguir ambigüedades, ironías, dobles sentidos, juegos de palabras… todo lo que nos hace humanos.

Hace poco se publicó el siguiente titular en el New York Times: «Italy Senses Berlusconi Era Is Nearing End». Según el traductor de Google, la traducción de esta frase en español sería: «Italia era Berlusconi Sentidos está a punto de finalización». He aquí un ejemplo de por qué los traductores humanos somos una pieza fundamental en el proceso de traducción, sea como correctores del trabajo de un programa o como los artífices del mismo.

Después de todo lo explicado, ¿de verdad creéis que la traducción automática es, hoy en día, una opción viable? Nosotros, como estudiantes de traducción, opinamos que este método no es ni será fiable, dado que por muy aproximado que fuese el resultado, siempre necesitaría que un ser humano le diera el visto bueno. De todos modos, pase lo que pase, nunca nos faltará trabajo, ya que, si no es como traductores, podemos actuar como correctores. Y, si la traducción nos da la espalda… siempre nos quedará la interpretación.

Micaela Serrano Soler

Daniel Borrajo de Orozco

Noelia Ojero Domingo

Laura Domínguez Tejera

Beatriz Moya Alcañiz

Liesbeth Putman

Alumnos de 2º TCI-Clase de Ética de la Traducción-blog realizado bajo la supervisión del profesor Cesar Alejandro Castillo Flores

Share in Twitter Share in Facebook Share in LinkedIn
Comments (5)
Profesor Inquisidor (not verified)
19 April 2016 10:34 am Reply

Queridos alumnos: De facto, he leído en dos o tres publicaciones recientes (y creo que serias), que los ordenadores del futuro podrán incluso imitar, detectar e incluso simular nuestros sentimientos. La capacidad que tienen los ordenadores actuales va en incremento, y por ello no dudo que en un futuro puedan relevar algunas de nuestras actividades. Aducís en vuestro artículo: "Entre otras razones, porque una máquina no es capaz de distinguir ambigüedades, ironías, dobles sentidos, juegos de palabras… todo lo que nos hace humanos". ¿Pero quién os asegura que no lo puedan hacer en el futuro? DE momento, pueden detectar y exhalar olores... Pd.Inquisidor: 3. m. Hombre que hace indagación de algo para comprobar su realidad y sus circunstancias. (rae.es).

Noelia Ojero (not verified)
19 April 2016 10:34 am Reply

Estimado Profesor Inquisidor: Es cierto que las máquinas son cada vez mejores (entendiendo "mejor" como "más eficiente sin la ayuda de un humano"). Sin embargo, por mucho que las mejoren las máquinas nunca serán humanos, sino inventos hechos por estos, así que es imposible que puedan llegar a distinguir algo que sólo un ser que disponga de lógica puede entender, como son las ambigüedades que no siguen un patrón fijo y que, por lo tanto, no ofrecen la posibilidad de que una máquina sea programada para distinguirlas. Así pues, mientras no se invente una (me atrevería a decir mágica) máquina que se asemeje en un nivel alto al cerebro humano, nuestro criterio como profesionales humanos seguirá siendo necesario si de verdad se desea que un texto sea transmitido lo más exactamente posible en distintas lenguas.

María A. (not verified)
19 April 2016 10:34 am Reply

Yo creo que la máquina jamás podrá sustituir al hombre, en este caso, al traductor. En mi opinión, los sistemas de traducción automática nos perjudican porque habrá quien, en lugar de contratar un servicio de traducción (que ya sabéis que se cobra por palabras), se salte este paso para ahorrarse un dinero y contrate al traductor únicamente para que revise y mejore el texto (lo cual yo creo que es mucho peor que traducir un texto o revisar una traducción profesional, ya que se acaba haciendo las dos cosas y cobrando sólo por una que, entre otras cosas, aporta menor beneficio económico). También está quien menosprecia el trabajo del traductor o la importancia de una buena traducción y acude a las máquinas; es cuando nos encontramos traducciones "tarzánicas" incomprensibles y que, además, dejan en evidencia a nuestro sector. Sin embargo, considero que a los traductores este tipo de aplicaciones nos pueden resultar una herramienta muy útil si sabemos elegir los programas adecuados y sabemos hacer un buen uso de ellos, pues en algunos casos facilitan nuestra labor y nos ahorran tiempo, siempre que seamos nosotros los encargados del proceso entero, no sólo de la reelaboración de un texto incoherente.

Alumna respondona (not verified)
19 April 2016 10:34 am Reply

Imitar, detectar e imitar no es lo mismo que sentir y creo que cuando traducimos el proceso es tan complejo (e intuitivo) que una imitación de lo que un humano hace no es suficiente, profesor Inquisidor. Yo también he estado leyendo sobre la inteligencia virtual y le falta muchísimo para alcanzar nuestro nivel. De todas formas, nos olvidamos de que ni siquiera los seres humanos tenemos la fórmula matemática (que es cómo funciona la tecnología) para hacer buenas traducciones, ásí que ¿cómo vamos a enseñársela a las máquinas?

Profesor Inquisidor (not verified)
19 April 2016 10:34 am Reply

Estimada Noelia: de momento las máquinas tienen más memoria y más rápida que nosotros. Eso no quiere decir que en un futuro muuuuuuy próximo puedan optar por dos o más opciones de las que tú llamas ambigüedades. Es tan sencillo como cuando un intérprete pide una aclaración... ¿no podrá hacerlo una máquina con más memoria y rapidez que vos? María: yo creo que tú pones una pica en Flandes poniéndote a favor de los instrumentos existentes y colaborando con ellos. Postura futurista y ganadora. Hola Respondona: dígase lo mismo de "intuir" referido arriba a las ambigüedades: una intuición es intentar descubrir una opción correcta o más acertada entre varias. ¿No hace ya eso un ordenador cuando rastrea las cookies y te manda correo basura de tus páginas favoritas? Nosotros enseñamos a las máquinas y ellas nos ofrecerán entre varias opciones que respondan a nuestras necesidades o deficiencias. Por cierto: UN TIC para las tres.

Leave a comment