UEM

Babel World

El blog del Departamento de Traducción y Comunicación Intercultural (TCI). A través de este blog, nuestro departamento quiere compartir contigo información, reflexiones, comentarios, trucos, sugerencias y datos de interés sobre diferentes aspectos en relación con el Grado en Traducción y Comunicación Intercultural. Te invitamos a que participes y hagas de este blog un espacio vivo y dinámico donde poder intercambiar ideas con el resto de la comunidad en la Red. Al terminar su lectura tendrás la posibilidad de publicar tu post o entry y así ampliar la información difundida.

Episode thirty eight: Nace el primer Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM)

Babel World Blog del Grado en Traducción y Comunicación Intercultural de la UEV Blog Babel World Published 14 November 2011

Una obra de consulta que los traductores médicos esperábamos desde hace tiempo

El jueves 10 de noviembre estuve en la presentación del Diccionario de términos médicos (DTM) que realizó un conocido traductor médico, Fernando A. Navarro (autor entre otras cosas del Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina, denominado más comúnmente «el libro rojo» entre los traductores médicos). Era una de las muchas actividades que organiza la Xarxa . Como dijo Fernando, fue la primera presentación “por dentro” del diccionario, ya que hasta ahora sólo se había presentado institucionalmente.

Este proyecto era un viejo sueño de la RANM que se remonta a 1796, cuando se planteó por primera vez la elaboración de un diccionario de término médicos, pero que, por diversos motivos, no vio la luz hasta ahora. Es una obra pensada y escrita en español en la que han colaborado todos los académicos de número, además de un equipo técnico dirigido por Fernando A. Navarro y junto a él, Ignacio Navascués y Fernando Pardos (los tres muy conocidos por la revista Panace@ y la antigua lista de distribución Medtrad que dio origen a la asociación internacional de traductores y redactores de Medicina y Ciencias afines, Tremédica ) y dos lexicógrafas, Carmen Remacha y Cristina González.

Aunque es un diccionario pensado para los profesionales sanitarios, también es especialmente útil para periodistas sanitarios y sobre todo, para traductores y estudiantes de Traducción, tanto para los que se enfrentan con textos médicos o textos con terminología médica a diario como para los que necesitan hacer consultas puntuales. La principal razón de que sea una obra de consulta imprescindible para nosotros es que no es un diccionario médico traducido, como todos los que se encuentran ahora mismo a nuestro alcance, e incorpora términos de la Medicina española (como MIR, herida por asta de toro) como de la hispanoamericana (como sanitarista, mamadera, barbijo).

La estructura de los artículos es la siguiente: el lema, en letra más grande y otro color, y junto a él, entre paréntesis, la etimología del término (muy completa e informativa) y el equivalente en inglés, a menos que el término tenga varias acepciones y cada una tenga un equivalente distinto (p. ej., sueño que se traducirá por sleep, dream o sleepiness en función del significado), por lo que entonces se incluirá en cada una de las definiciones. El diccionario también incluye una información muy completa sobre sinónimos y variantes: todos remiten a la misma entrada que es la definida, incluso las incorrecciones también aparecen (tachadas para que quede claro) y remiten al uso correcto (p.ej., esfingomanómetro --> esfigmomanómetro), para que no podamos pensar «¿no lo han puesto porque no cabía o porque no existe de esa forma?». Además, incluye un campo de observaciones lingüísticas y técnicas en cada una de las entradas, en el que se aclaran algunas dudas o errores más frecuentes sobre su uso, definición o escritura (p. ej., °C à no debe escribirse con «o voladita» y cuando va con el símbolo de Celsius o Fahrenheit, unido a éste y separado de la cifra).

La ventaja de no ser una obra traducida es que aparecen los términos tal como se usan en España y en otros países hispanohablantes, y no como se traducen incorrectamente a veces: por ejemplo, no encontraremos «osteoartritis» directamente (traducción de osteoarthritis y entrada de muchos diccionarios traducidos) sino «artrosis», que es como se debe decir y escribir. Incluye además pequeñas biografías sobre quiénes dan nombre a alguna enfermedad o técnica, y otras un poco más extensas sobre la trayectoria de los grandes nombres de la medicina española e hispanoamericana, muy olvidados en la mayoría de diccionarios traducidos.

El diccionario tiene un carácter normativo. No es lo habitual en la actualidad, ya que se suele optar por el carácter descriptivo de los diccionarios: ¿cómo se dice en la actualidad? y se usan los corpus de referencia. Sin embargo, el lenguaje técnico está normalizado y además es muy complicado aplicar los corpus para el español (intentad buscar en Internet el equivalente de NiMH battery, veréis la cantidad de posibilidades que encontráis y que la correcta no es la que con más frecuencia se utiliza: «pila de níquel e hidruro metálico»). En caso de dudar a la hora de traducir o usar un término en nuestra traducción, el DTM establecerá la norma, ya que soluciona dudas sobre usos, incorrecciones y ortografías.

El DTM tiene una versión en línea que dispone de un buscador muy potente, como si estuviéramos buscando en Internet: podemos buscar sin tildes, formas abreviadas, en caso de formas compuestas no es necesario usar los artículos o preposiciones (p.ej., «cancer rinon» encontrará la entrada «cáncer de riñón». Podemos hacer también búsquedas por aproximación: podemos poner poca información o demasiada y nos ofrecerá resultados. Podemos buscar dentro del cuerpo de la definición, no sólo en el lemario (conjunto de entradas). Incluye la terminología anatómica (muy útil cuando estamos traduciendo del inglés al español y no sabemos de qué músculo o nervio nos están hablando porque en español no usamos el mismo nombre). Se pueden buscar entradas que contengan determinado lema, secuencias que comiencen por un determinado lema o incluso que finalicen (p. ej., -oma). Existe una búsqueda avanzada para incluir varios criterios de búsqueda (como en Google): por ejemplo, todas las entradas que acaben en «x» y que en observaciones aparezca la palabra «plural», de modo que podamos saber si tenemos que escribir «los tóraces» o si por el contrario, es un plural invariable. Aunque no dispone de un apéndice de los términos en inglés, sí podemos hacer las búsquedas en inglés y podríamos encontrar el equivalente en español. La versión electrónica está disponible para ordenadores, tabletas y teléfonos móviles y se actualizará permanentemente.

Es cierto que el DTM tiene algo negativo: sólo cuenta de momento con unas 50.000 entradas (sin contar las acepciones, sinónimos, variantes, incorrecciones…) y se nos puede quedar corto. La versión electrónica palia un poco el problema. Pero bueno, ya han dicho que se irá completando en próximas ediciones.

Para los que quieran conocer un poco más sobre la obra, el Diccionario de términos médicos cuenta con un acceso gratuito restringido a la letra A. Además os dejo dos enlaces, el de la nota de prensa de la propia RANM

(http://www.ranm.es/images/pdf/prensa/20110927_np_diccionario.pdf) y un artículo de la revista Panace@ antes de que saliera el DTM

(http://medtrad.org/panacea/IndiceGeneral/n24_tribuna-d.sacristan.pdf).

Los Reyes Magos se acercan, quizás sea un buen regalo para los que piensan adentrarse en el campo de la traducción médica.

Gisela Abad

Share in Twitter Share in Facebook Share in LinkedIn
Comments (3)
Noelia Ojero (not verified)
19 April 2016 10:34 am Reply

Vaya, ¡qué diccionario tan interesante! La verdad es que yo no tenía pensado dedicarme a la traducción médica; nunca me ha interesado demasiado. Sin embargo, nunca sabes qué van a darte para traducir los clientes, así que hay que estar preparado y saber dónde buscar si llegara el día en que tuvieras que traducir algo relacionado con la medicina u otra especialidad sobre la que no entiendas demasiado. Por ello, me ha parecido cuanto menos interesante el artículo, porque seguro que este nuevo diccionario, además disponible en línea, ahorra en un futuro más de uno y de dos quebraderos de cabeza. Muchas gracias por compartir esta información con todos. Aprovecho para saludar a los profesores y compañeros de traducción desde Ginebra. Un saludo, Noe.

María A. (not verified)
19 April 2016 10:34 am Reply

¡Muy interesante Gisela!

Gisela Abad (not verified)
19 April 2016 10:34 am Reply

Me alegro de que os haya parecido interesante. El equipo técnico encargado está formado por personas muy serias en todo lo que hacen, lo que da mucha confianza a la hora de consultar esta obra. En una cosa tienes razón, Noelia: «nunca sabes qué van a darte para traducir los clientes». Nunca sabes las vueltas que puede dar la vida, así que todos los recursos son bienvenidos para esas dudas que todos tenemos en un momento dado.

Leave a comment