UEM

El blog del experto

Ponte al día en El blog del experto de todos los temas de actualidad que te interesan, de todas las materias que puedas imaginar. 

29 nominaciones a los Goyas y el de Honor… el honor de pertenecer a la familia del CINE ESPAÑOL

Universidad Europea administrador Blog El blog del experto Publicado 05 Febrero 2017

Crónica de la gala de los Goya 2017 y de sus nominados

… Y allí vi a El hombre de las mil caras reflejado en los inmensos registros de un showman licenciado en “orquesta”, en… igual que te hago un trágico te hago un cómico, maestro de ceremonias que responde al cante malagueño del Gran Dani Rovira. Y aunque en ocasiones pensé que un Monstruo venía a verme, por los siempre repetidos discursos de largo-metraje para familiares y empresas patrocinadoras, inevitables (¿o sí?), la 31 Edición de la Ceremonia de los Premios Goya no fue ni mucho menos Tarde para la ira, pues, ¡Qué Dios me perdone! por hablar en plural, pero el coliseo del Hotel Marriott Auditorium disfrutó y agradeció una gala más corta donde con premura premio a premio iban hábilmente desfilando. Fue una gala sobria, con la extraordinaria actuación de la Film Simphony Orchestra y con la presencia de nuestras actrices españolas que cuando acuden a Cannes, a los Premios Europeos del Cine o a otros tantos festivales y grandes eventos cinematográficos deslumbran absolutamente como estrellas, como anoche lo hicieron Paz Vega, Penélope Cruz, Silvia Abascal o Emma Suárez…. Julieta de mis amores, Julieta de mi “Deseo” sigue dándonos noches apasionadas como la vivida ayer porque conseguir dos premios Goya por actriz de reparto (compitiendo con Terele Pávez y Sigourney Weaver) y mejor actriz protagonista, tiene un mérito magno, hito que por cierto solo lo ha conseguido antes nuestra anhelada Verónica Forqué.

Veintiocho fueron los Goyas -y el de Honor a Ana Belén- que se repartieron por la capital la noche del 4 de febrero, donde también transitó el buen gusto de la moda patria hecha diseño, luciendo ellas los mejores patrones de Dolores Promesas, Teresa Helbig, Cortana, Leandro Cano, Pronovias o Isabel Basaldúa, entre otros, y ellos sus innovadores smokings Tom Ford, Dior o las buenas costumbres del maestro español Pedro del Hierro.

Buenas costumbres que volvieron a resplandecer en una lluviosa noche en la que acertadamente se mencionaba a los guionistas, en ocasiones los grandes olvidados y en los que se manifestaba ayuda a los actores para que en los tiempos venideros tengan más trabajo.

La recién estrenada Presidenta de la Academia, Yvonne Blake -junto a Mariano Barroso- tenía mucho que decir representando al colectivo del cine (seguramente también opinó con buen acierto sobre la pasarela de la alfombra roja y el glamour de tonalidades cromáticas, deformación profesional desde su visión de creadora y diseñadora de vestuario y del Goya al mejor Diseño de vestuario que los académicos otorgamos anoche a Paola Torres por 1898. Los últimos de Filipinas )… y explicó casi idéntico discurso que sus antecesores, pero lo dijo con sobriedad, humildad, acierto y ese acento español tan hondo y apacible que solo los de Manchaster emiten.

Cuatro directores nominados: Alberto Rodríguez, por El hombre de las mil caras, Pedro Almodóvar, por Julieta, Rodrigo Sorogoyen, por Que Dios nos perdone y el que se llevó a casa su cabezón, J.A. Bayona, por Un monstruo viene a verme.

No hubo asombro y sorpresa en la mejor dirección novel. Si bien las apuestas apuntaban al más popular, Raúl Arévalo, se lo afincó por su Tarde para la ira que se alzó con el beneplácito de la mayor parte de los académicos, pues decidimos que él sería el acompañante de Goya más idóneo en su inicio de carrera meteórica y buen hacer de la dirección de cine.

El guion y dirección de Juan Luis Iborra, el de la Gala, el de los ensayos, el del curro previo, el que nos regaló el pasado año (2016) el Resistiré cantado e interpretado por nuestros actores y actrices de antaño y de ahora, el que nos hizo poner en pie y llorar, sigue siendo apuesta segura para una ceremonia que se tilda de excesivamente larga pero donde hay que repartir veintinueve premios, entre ellos los Goya al Mejor Guion Original para David Pulido y Raúl Arévalo por Tarde para la ira  y el Mejor Guion Adaptado para Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, por El hombre de las mil caras, dos de los más aplaudidos.

Y no hay cine sin música y por ello había varios monstruos del acorde, como Alberto Iglesias que tendrá que plantearse un pacto con el diablo para no irse nunca de este mundo, porque no podría imaginar unos premios sin que suene su nombre como ganador, aunque anoche los astros no estuvieran con él y Fernando Velázquez ganase la candidatura. Uno de los momentos más bonitos de la noche fue escuchar la voz en directo de la ganadora a la mejor canción original, la voz de Silvia Pérez cantando a los desahuciados… gente sin casa… casa sin gente. Se llevó el Goya por cantar con arte y sentimiento. Ai, ai, ai, por Cerca de tu casa.

Y ella… también muy emocionada recogió su Goya a la mejor Actriz Protagonista, porque era el año de Emma, porque Julieta tiene duende.

En los chicos, queríamos volver a verle, porque con Karra Elejalde las galas son más divertidas, pero no fue su momento (aunque interpretara un hábil diálogo y teatro de amoríos con Rovira) así que salió a por su premio de actor de Reparto, Manolo Solo, por su totalmente reconocido trabajo en Tarde para la ira.

También hay lugar para los que se estrenan en el arte de la interpretación -aunque este premio siempre ha sido un galimatías- puedes ser menor de edad, -recordemos a Juan José Ballesta que no tenía ni un asalto- recogiendo su Goya Revelación (2000), o a la cándida Nerea Camacho (2009) con más o menos la misma edad, o llevar toda la vida actuando en teatro y en cine como el inolvidable vecino de Solas de Zambrano (1999), Carlos Álvarez-Nóvoa o Saturnino García en Justino, un asesino de la tercera de edad (Santiago Aguilar, 1994). Sea como fuere, Anna Castillo estará feliz, viviendo un sueño eterno… quizás debajo de El Olivo y Carlos Santos, por El hombre de las mil caras, ídem de ídem.

Y siguió la noche y el Mejor Cortometraje Documental fue para un curtido Juan Vicente de Córdoba, por Cabezas Habladoras y el mejor Cortometraje de ficción para, no podía de ser otra forma, nuestros nominados al Oscar, Timecode y a los que deseamos todo el éxito y suerte. Suerte que se siguió repartiendo para Frágil equilibrio como la Mejor Película Documental. Y con la siempre mirada atenta de las grandes damas del cine como la mejor Geraldine Chaplin siguieron las quinielas del cine español, la de la noche donde bailaba el viento, la de los Goya, quedando así:

  • Mejor Dirección de Producción:
  • Sandra Hermida Muñiz, por Un monstruo viene a verme
  • Mejor Dirección de Fotografía:
  • Óscar Faura, por Un monstruo viene a verme
  • Mejor Montaje:
  • Bernat Vilaplana y Jaume Martí, por Un monstruo viene a verme
  • Mejor Dirección Artística:
  • Eugenio Caballero, por Un monstruo viene a verme
  • Mejor maquillaje y peluquería: Marese Langan y David Martí, por Un monstruo viene a verme.
  • Mejores efectos especiales: Pau Costa y Felíx Bergés, por Un monstruo viene a verme.
  • Mejor Sonido: Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts, por Un monstruo viene a verme.
  • Mejor Película Iberoamericana: El ciudadano ilustre y Mejor película europea: Elle.

Mi formación en animación, mi cariño y pasión por la categoría de Animación me hace escribir líneas emocionadas para era el mejor largo de animación a Psiconautas, los niños olvidados y para el magnífico corto de animación de Alberto Vázquez, Decorado. Vaya para ustedes un ¡wooow! bien alto y una sonrisa inacabable para Iván Miñambres, Chelo Loureiro y A. Vázquez. Esto si es un doblete… como el de Emma Suárez.

Y la noche acabó sin ira, y con toda la alegría de Arévalo de ver su primera película, Tarde para la ira, como la mejor de los Goya 2017. La cultura es necesaria y hay que apoyarla siempre… no lo digo yo, lo dijo un Bayona emocionado, cariñoso y creador de sueños únicos que sigue haciendo del CINE ESPAÑOL un cine con mayúsculas; lo dice el sentido común y la suerte de pertenecer a un país con … mucho arte.

¡Qué viva el cine español!

 

Pilar Yébenes

Profesora de Comunicación Universidad Europea 

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios
Deja un comentario