UEM

Deja que te cuente mi historia

Lo primero de todo, y antes de hablar sobre mi, es presentar a los verdaderos protagonistas de este blog: mis amigos. Personas con las que convivo y en las que me baso para crear un conjunto de personajes. Unos llegan y se van, otros se quedan un poco mas, algunos vuleven pasado un tiempo, y luego están los que siempre permanecen a tu lado. Ellos no existen, pero lo parece; y las historietas, anéctodas y problemas que cuentan pueden parecer pura ficción, pero como en las mejores películas...está basado en hechos reales. Y de mi solo decir que tengo 22 años y este año terminé la carrera de Periodismo

Recuerdo de infancia

egarcia . Blog Deja que te cuente mi historia Publicado 03 Febrero 2009

Quizás por que lo primero que fuimos fue niños, siempre lo seremos. Porque lo primero que desarrollamos fue la imaginación, siempre la tendremos.
Creímos en hadas y duendes; en ratones que querían un diente a cambio de un regalo y hombres que entraban por ventanas a dar ilusión. Creíamos que en la playa nos vigilaban sirenas mientras hablaban con delfines. Que si nos portábamos mal vendría un hombre que nos metería en un saco o un tal coco muy feo. El sol se llamaba Lorenzo y la luna Catalina. Cuando llovía era que los angelitos estaban regando las flores del cielo y si tronaba es que jugaban a los bolos.
Por las noches nos hacíamos los dormidos para ver a nuestros juguetes cobrar vida, pero ellos siempre nos engañaban y solo jugaban entre ellos cuando nosotros dormíamos plácidamente.
En definitiva, creíamos en la magia, pero la magia estaba en nuestras cabezas.
Podíamos transformar nuestra bañera en el océano, y hacer que nuestra esponja y el bote de gel fuesen barcos enemigos.
Las escaleras eran montañas que había que escalar y si poníamos una manta sobre la mesa nos encontrábamos en una oscura y misteriosa cueva, o en la tienda de un jefe indio. Las sillas eran cárceles, pero siempre teníamos armas “mágicas-especiales” que nos ayudaban a salir. Si nuestra amiga era una malvada bruja que nos transformaba en bicho, nosotras éramos brujas buenas y guapas que teníamos una varita mágica o una pócima para volver a la normalidad.
Teníamos el poder de hacernos invisibles, y dentro de nuestras camas nos encontrábamos en el lugar más seguro. Eso si, antes de acostarnos miramos dentro del armario y debajo de ella por si estaba un monstruo; y cuando nuestros padres venían a darnos el beso de buenas noches, rogábamos que dejasen la puerta abierta y una luz encendida.
Pero comenzamos a crecer, nuestros juguetes empezaron a acumular polvo y nuestros amigos invisibles dejaron de visitarnos. Poco a poco la imaginación se fue apagando y pasamos de creer que podíamos cambiar las cosas a que las cosas nos cambiaran a nosotros.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (16)
Elena (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Dios mío Ena... qué depresión! La edad por otra parte te da madurez aunque por supuesto nunca dejo de recordar con ternura esa inocencia infantil.

Llopis (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Me encantan tus post, me parecen muy buenos y adecuados para este tipo de blogs. Son nuestro dia a dia contado por ti. Un compañero de comunicación te da la enhorabuena.

Adrián (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Llevas razón Ena. La imaginación desaparece o se transforma, quien sabe si ahora las ideas que se nos ocurren no están vinculadas a creer que aquellos palos eran espadas o que nuestros amigos gritando eran el monstruo al que íbamos a vencer en el patio del recreo. Ahora eso se ha transformado (en mi caso) en unos y ceros, en bucles, en programas en mil algoritmos que hacen otras mil cosas, en fin la imaginación tiene etapas, como nosotros.

Abel (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Aún de acuerdo con el comentario, yo siempre he mantenido o he querido mantener gran parte de mi imaginación e ilusiones vivas y presente de mi vida. Quizá a tí te pasa un poquito lo mismo, bien por añoranza bien por reconocimiento de tu imaginativo presente. No tengo el gusto de conocerte, pero la forma de escribir de una persona delata pasado, presente o futuro de su persona, dependiendo del estado de ánimo. Echaba de menos alguien que escribiera así: hay muchas personas que pensamos lo mismo (los comentarios del weblog dan fe) pero poco lo expresamos. Deseo que sigas pensando y actuando así y no haberte aburrido con mi prolijo comentario. Pásalo bien.

per&co (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Querida amiga; Déjese el pegamento, el pachuli, los petardos que no explotan, escetera escetera... Un prolífico abrazo

Abel (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

No hace falta meterse nada para tener imaginación. Si adoleces de ella (o no quieres hacer de ella parte de tu vida, que todo es posible), al menos respeta a los que la tienen. ¿No opináis lo mismo los demás?

rafa (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Me ah molao lo que has escrito, no me ha traido recuerdos de cuando cualquier tonteria era un juguete maravilloso, cuando no se, eramos más inoncetes. Me parece genial esa capacidad de sugerencia que tienes con tus escritos, un abrazo

Highway to Dreams (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Me lo enviaron por E-mail y me encanto: El objeto de esta misiva es la de reivindicar una generación, los 80, de todos aquellos que nacimos en los 80 (un par de años arriba, años abajo), la de los que estamos currando de algo que nuestros padres ni podían soñar, la de los que vemos que el piso que compraron nuestros padres ahora vale 20 o 30 veces más, la de los que estaremos pagando nuestra vivienda hasta los 50 años. Nosotros no estuvimos en la Guerra Civil, ni en mayo del 68, ni corrimos delante de los grises, no votamos la Constitución y nuestra memoria histórica comienza con las olimpiadas del 92 .Aunque no nacimos en una dictadura, siempre hemos tenido una conciencia democrática y la serie Cuéntame nos parece que es una mierda que hace apología del franquismo. Por no vivir activamente la Transición se nos dice que no tenemos ideales y sabemos de política más que nuestros padres y de lo que nunca sabrán nuestros hermanos pequeños y descendientes. Somos la última generación que hemos aprendido a jugar en la calle a las chapas, la peonza, las canicas, la comba, la goma o el rescate y,a la vez, somos la primera que hemos jugado a videojuegos, hemos ido a parques de atracciones o visto dibujos animados en color. Los Reyes Magos no siempre nos traían lo que pedíamos, pero oíamos (y seguimos oyendo)que lo hemos tenido todo, a pesar de que los que vinieron después de nosotros sí lo tienen realmente y nadie se lo dice. Se nos ha etiquetado de generación X y tuvimos que tragarnos "bodrios" como: Reality Bites, Melrose place o Sensación de vivir ( te gustaron en su momento, vuélvelas a ver, verás que chasco).Lloramos con la muerte de Chanquete, con la puta madre de Marco que no aparecía con las putadas de la Señorita Rottenmayer. Somos una generación que hemos visto a Maradona hacer campaña contra la droga, que nos reímos de un anuncio que decía que si el Madrid era otra vez campeón de Europa, que durante un tiempo tuvimos al baloncesto como el primero de los deportes. Hemos vestido vaqueros de campana, de pitillo, de pata de elefante y con la costura torcida; nuestro primer chándal era azul marino con franjas blancas en la manga y nuestras primeras zapatillas de marca las tuvimos pasados los 10 años. Entramos al colegio cuando el 1 de noviembre era el día de Todos los Santos y no Halloween, cuando todavía se podía repetir curso, los últimos en hacer bup y cou, los pioneros de la E.S.O. Hemos sido las cobayas en el programa educativo, somos los primeros en incorporarnos a trabajar a través de una ETT y a los que menos les cuesta tirarnos del trabajo... Siempre nos recuerdan acontecimientos de antes que naciéramos, como si no hubiéramos vivido nada histórico. Nosotros hemos aprendido lo que era el terrorismo contando chistes de Irene Villa, vimos caer el muro de Berlín y a Boris Yelsin borracho tocarle el culo a una secretaria; los de nuestra generación fueron a la guerra (Bosnia, etc.) cosa que nuestros padres no hicieron; gritamos OTAN no bases fuera, sin saber muy bien qué significaba y nos enteramos de golpe un 11 de septiembre. Aprendimos a programar el video antes que nadie, jugamos con el Spectrum, odiamos a Bill Gates, vimos los primeros móviles y creímos que Internet sería un mundo libre. Somos la generación de Espinete, Don Pimpón y Chema el panaderofarlopero". Los q recordamos a Enrique del Pozo cantando con ana(abuelitodimetu...) Los mundos de Yupi y las pesetas rubias .Nos emocionamos con superman, ET o En busca del Arca Perdida. Comíamos Phosquitos y los Tigretones eran lo mejor, aunque aquello que empezaba (algo llamado Bollycao) no estaba del todo mal. Somos la generación del "El coche fantástico", "Oliver y Benjí........La generación que se cansó de ver las mamachichos. La generación a la que le entra la risa floja cada vez que tratan de vendernos que España es favorita para un mundial. La última generación que veía a su padre poner la baca del coche hasta el culo de maletas para ir de vacaciones. La última generación de las litronas y los porros, y qué coño, la última generación cuerda que ha habido. Este correo está dedicado a las personas que nacieron entre 1980 y 1990 La verdad es que no sé cómo hemos podido sobrevivir a nuestra infancia!!!! Mirando atrás es difícil creer que estemos vivos en la España de antes: Nosotros viajábamos en coches sin cinturones de seguridad traseros, sin sillitas especiales y sin air-bags, hacíamos viajes de más de 3h sin descanso con cinco personas en el coche y no sufríamos el síndrome de la clase turista. No tuvimos puertas con protecciones, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños. Andábamos en bicicleta sin casco, ni protectores para rodillas ni codos. Los columpios eran de metal y con esquinas en pico. Salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces. No había móviles. Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para castigar a los culpables. Nos abríamos la cabeza jugando a guerras de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina (roja) y unos puntos y al día siguiente todos contentos. Íbamos a clase cargados de libros y cuadernos, todo metido en una mochila que, rara vez, tenía refuerzo para los hombros y, mucho menos, ruedas!!! Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto.Estábamos siempre al aire libre, corriendo y jugando. Compartimos botellas de refrescos y nadie se contagio de nada. Sólo nos contagiábamos los piojos en el cole. Cosa que nuestras madres arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente(o los mas afortunados con Orión) Y ligábamos con las niñ@s jugando a beso, verdad y atrevimiento o al conejo de la suerte , no en un chat diciendo . Éramos responsables de nuestras acciones y arreábamos con las consecuencias. No había nadie para resolver eso. La idea de un padre protegiéndonos, si trasgredíamos alguna ley, era inadmisible, si acaso nos soltaban un guantazo o un zapatillazo y te callabas. Tuvimos libertad, fracaso, respeto, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello. Tú eres uno de ellos?? ¡Enhorabuena! Pasa esto a otros que tuvieron la suerte de crecer como niños, antes de que todos estos niñatos que hay ahora que se creen algo y no tienen respeto ni educación a nadie destrocen el mundo en el que vivimos.

Abel (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Sí que es largo sí. No obstante es bastante cercano a mi opinión.

pequeña duendec... (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Me encantan los escritos que comienzan con un "quizá", me gusta la gente que cree en los quizás. sigue escribiendo, me moló el blog! y al chaval que dijo lo de los canutos, que se fume uno y que nos deje en paz... un besazo pequeñaa!!!!

elemento (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Si. Con la edad perdemos parte de la conexión con nuestro mundo interior, cuna de la imaginación... Pero a cambio, al crecer nuestra capacidad de comprensión del mundo exterior, podemos -si queremos- sustituir este mundo endógeno por el análisis y contemplación del exterior. De pequeño, no recuerdo que ni una sola vez me quedara extasiado viendo un atardecer, con sus colores y su magia, con su capacidad de transformar anodinas nubes de algodón en furiosos incendios. La bañera ya no es un océano, pero a cambio el océano ahora es real y no solo un sitio donde hacer castillos y unos metros donde rompen las olas. De pequeño, no recuerdo haberme quedado ni un solo rato contemplando los cambiantes colores del agua según la profundidad y la luz. Las escaleras ya no son montañas, porque ahora son las mismas montañas las que han reclamado su papel. Las hadas y los duendes siguen viviendo en el bosque. Ya no viven en mi cabeza, pero la última vez que fui a un bosque vi dos cervatillos corriendo entre las hayas... No eran duendes mágicos, sino animales reales, pero la sensación era exactamente la misma. ¿Alguna vez te ha mirado un ciervo o un corzo a los ojos? Es magia, pura magia. Nuestros juguetes de niño acumularon polvo, pero solo porque los cambiamos por otros juguetes. El juguete de aprender, el juguete del teléfono, el coche, la ropa, el correo electrónico o el blog... No todo está perdido, solo cambiado. Y todo ha cambiado porque nosotros cambiamos. Ahora, solo falta encontrar donde se han recolocado todas esas cosas. Porque todo está ahi, nada se ha ido. Te lo dice uno que aún conserva en su bañera un patito de goma amarillo, una foca que nada si le das cuerda, en su despacho una canasta pequeñita sobre la puerta, una diana con dardos de punta de plástico, un palo de golf de esos para jugar en casa y muchos, muchos libros... Ahora, ¡elige! ¿Qué prefieres? ¿jugar con la melancolía y mirar hacia atrás para comprobar cómo se aleja tu infancia o hacer recuento de lo que no quieres perder y dedicarte a buscar en tu presente y tu futuro todas esas cosas y sentimientos? Lo esencial no cambia, cambia su representación. ¡Ánimo! Tu felicidad está ahí fuera... :-)

Abel LG (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Muy profundo. Aun así no creo que jugar de vez en cuando con la melancolía y mirar hacia atrás sea perder el tiempo, sólo que debemos controlar el tiempo que miramos hacia atrás.

Zöheritt (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

y los sueños, sueños son... yo quisiera volver a esos días...ya hace 5 años que "desperté", y desde entonces ha sido un palo tras otro hasta convencerme de que hay poca gente buena.. la inocencia pasó de moda, pero sigo creyendo en el mundo (aunque el mundo no crea en sí mismo, o eso demuestre). Ya no imaginamos océanos en casa ni muñecos q son tus mejores amigos, pero seguimos imaginando otras cosas: lo q haremos cuando acabemos la carrera(q la acabaremos!), el trabajo q tendremos ( en el que conoceremos a un montón de gente q nos aportará muchas y muy buenas cosas), las personas que compartiremos nuestra vida, etc.. es otro tipo de imaginación, y yo al menos no pienso renunciar a ella, como tú dices "Porque lo primero que desarrollamos fue la imaginación, siempre la tendremos". Y es así, siempre la tendremos, hasta el último momento de aliento en el que pensaremos lo que vayamos a hacer al día siguiente.

Abel LG (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

¿Hay poca gente buena? Realmente buena poca, pero hay mucha que tiene poca maldad y puedes vivir bien agusto con esa gente conociéndoles mejor. Ten algo más de esperanza. Por cierto Ena, felicidades por esta entrada, que ya ves que alcanza récord de comentarios, ¿será por su calidad? Seguro. ;)

isbela (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

el comentario tullo es un poco largo pero me gusto

carolina (no verificado)
5 Febrero 2016 12:22 pm Responder

Highway to Dreams: podrías darme algún dato más acerca del anuncio que citás, ese que terminaba con eso de "Y el madrid? otra vez campeón de europa, no?" Quiero intentar conseguirlo porque me encantaba en su día y no puedo recordar más que detalles inconexos. Gracias! caromonacci@gmail.com

Deja un comentario
Posts relacionados
Sin imagen
15Julio
Leer más

Objectives

Leer más

Sin imagen
27Julio
Leer más

Meltdown

Leer más

Sin imagen
28Enero
Leer más

Reading and Writing

You've been studying English for years now, practically all your life. You're an expert at "fill in the blanks" and can look at a "right...
Leer más