UEM

Club de ArquiLectura

"Hay muchas veces libros sin Doctor que los lea; hay también otras Doctores que carecen de Libros: lo uno y lo otro es perjudicial en la República, y así en la Arquitectura si no se leen son superfluos los Libros". (Juan Caramuel, 1678)

SIN PROPUESTAS / WITHOUT PROPOSALS

Carlos Javier Irisarri Martínez Profesor de Deontología e Historia del Arte y Arquitectura Blog Club de ArquiLectura Publicado 27 Mayo 2015

Vivimos en un universo de envolventes sin contenido (menuda paradoja), compitiendo por las formas más delirantes que el CAD sea capaz de generar, y cuya materialización necesita ingentes recursos. Ello contradice a siglos de historia en que la conquista de la gravedad justificó algo tan simple, eficaz y sereno como la línea vertical. ¡Qué razón tenía Loos cuando decía que lo mínimo que debe pedirse a un edificio es que se pareciera al que tenía al lado!

 

La segunda derivada es la ya sabida desaparición de la crítica. Las pocas voces que hoy se atreven a hacerla son rápidamente reprobadas por todo un colectivo que vive cómodamente del desconcierto, comisariando, publicando, premiando, enseñando o –peor aún- edificando monumentos a la insustancialidad.

Esto sí es una crisis, y no la del ladrillo.

A mediados del siglo pasado la arquitectura española acusaba otra crisis, enraizada muchas décadas atrás, mucho antes de la posguerra. Ni regionalismo, ni internacionalismo, ni vernáculo ni racionalista, ni histórico ni ecléctico: demasiados ensayos sin control. Y así, en 1952, unas cuantas figuras de la profesión, de todas las edades, experiencias y tendencias, se reunieron en la Alhambra un par de días a proponer un camino, dejando atrás los intereses de cada uno. Fruto de ello es un manifiesto que trató de orientar la arquitectura contemporánea desde las raíces, algo que en otros países ya había abierto vías de futuro.

¿Simplista, utópico? Lo cierto es que la influencia de un manifiesto así en un Carvajal a punto de titularse fue seguramente una de la claves de que, años después, el pabellón español de la Feria de Nueva York del 63 fuera un éxito unánime e hiciera palidecer al resto de propuestas. Uno de nuestros Maestros fue capaz de ser moderno actualizando una sensibilidad aprendida en la Alhambra.

¿Qué debe hacer una sociedad para recuperar la pasión, para tener unas alocadas vanguardias lanzando propuestas acabadas en ismo? ¿De dónde surgen los Van Doesburg, Barr o Gropius?

¿Cómo se crea una ambición desmedida en lo artístico y en lo cultural, que supere la miseria de la codicia, la soberbia y la estupidez como únicos motores del talento? ¿Quién se atreverá hoy a publicar un auténtico manifiesto?

.

.

We live in a world of envelopes without content (what a paradox!), competing for the wildest forms that CAD is able of generating, and whose implementation requires huge resources. This is contrary to centuries of history in which the conquest of gravity justified something as simple, effective and serene as the vertical line. Loos was right when he said that the minimum that should be asked to a building is to look alike the other one beside him!

The second derivative is well known, the disappearance of criticism. The few voices that dare to make it today are quickly condemned by all who are living comfortably in bewilderment, curating, publishing, rewarding, teaching or -worse still- building monuments to the insubstantiality.

This is really a crisis, and not about bricks economy.

A mid-century Spanish architecture accused another crisis, rooted decades ago, long before the postwar. Regionalism and internationalism, vernacular and rationalist, historical and eclectic: too many uncontrolled trials. And so, in 1952, a few figures of the profession, of all ages, experiences and trends, met in the Alhambra a few days to propose a path, leaving the interests of each one. The result of this is a manifest that tried to guide the contemporary architecture from the roots, which in other countries had already opened the way for the future.

Simplistic, utopian? The truth is that the influence of a manifesto like this and on the verge of graduating Carvajal was surely one of the keys that, years later, made the Spanish pavilion at the Fair of New York 63’ a unanimous success, making pale the rest of proposals. One of our Teachers was able to be updated modern using sensibility learned in the Alhambra.

What should do a society to recover the passion, to have a crazy avant-garde launching proposals, -ism finished? Where the Van Doesburg, Barr or Gropius arise?

How can be created an ambition in art and culture, overcoming the misery of greed, arrogance and stupidity as the only drivers of talent? Who would dare today to publish an authentic manifesto?

.

.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios
Deja un comentario
Posts relacionados
20Diciembre
Leer más

¿Qué es innovar? Cinco consejos aplicables a entornos sociales

Andrés Pina Media Relations and CSR Manager

Blog El blog del experto

El pasado viernes celebrábamos en el Campus de Alcobendas el “I Encuentro de Ganadores de los Leer más

lotería de Navidad
21Diciembre
Leer más

¿Qué probabilidades tengo de que me toque la lotería de Navidad?

Universidad Europea administrador

Blog El blog del experto

Como todos los años llega la Navidad y con ella la esperada lotería de Navidad, y es que en estas fechas se celebra el sorteo...

Leer más
22Diciembre
Leer más

Consumo responsable en Navidad

Universidad Europea administrador

Blog El blog del experto

Las Navidades se celebran en compañía, pero la cuesta de Enero se tiene que superar en solitario, o al menos esto es lo que nos sucede a la...

Leer más