UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

LAS GRANDES MULTINACIONALES TIENEN QUE SALIR A ESCENA

Máximo Cortés Navajas Prof. Dr. D. Empresa Blog La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa Publicado 01 Abril 2016

Desde los inicios del capitalismo financiero, las grandes corporaciones y los grupos empresariales multinacionales han jugado un papel ciertamente decisivo en el desarrollo y construcción del mundo moderno, para bien y para mal.

Ahora toca reflexionar sobre este tema, debido en especial al turbulento panorama  geoeconómico y social y al futuro que nos sobreviene, que con la vertiginosidad de los acontecimientos, más que futuro se convierte en presente. Hay cantidad de frentes abiertos muy variopintos, desde aspectos como la propia consolidación definitiva de la Unión Europea, hasta problemáticas de enorme calado como el calentamiento del planeta, la fragilidad del llamado tercer mundo y, por supuesto, el  terrorismo y los conflictos bélicos que tienen a toda la población mundial en vilo. Por todo ello, además de la responsabilidad de los políticos, gobiernos e instituciones a la hora de poner cordura, potenciar sinergias y saber encauzar las relaciones internacionales hacia la concordia y el buen entendimiento, las grandes corporaciones también tienen que asumir un papel más comprometido y contributivo.

Al final, la credibilidad y solvencia de un país, está respaldada por las empresas que allí se han generado o instalado, contribuyendo a la marca y reputación de cada estado, aportando valor a la sociedad. Esas grandes enseñas globales tienen que adquirir un rol más solidario y ser conscientes de que sus formas de proceder, también influyen sin duda en la manera en que evoluciona la humanidad y en cómo se termina de configurar el mundo. Esa influencia adquiere especial importancia en el contexto actual, en pleno desarrollo de una era digital y tecnológica que no parece tener límites. Por tanto, hay que considerar cuáles pueden ser los efectos e impactos de las estrategias y operaciones de las organizaciones multinacionales en la sociedad, no ya solo como un poder fáctico que tiene repercusión en la política y gobierno de los Estados, sino también en sus políticas de empleo, en sus campañas de marketing y comunicación, en su responsabilidad con el desarrollo sostenible, en su concienciación para fomentar un consumo coherente así como en su ética respecto a los negocios y productos que ponen a disposición de las personas (los “consumidores”, son personas). Las marcas tienen que aplicarse en la vinculación emocional con los ciudadanos y obtener su aprecio, no solo por lo que venden, sino también, por cómo es y actúa la empresa.

Lo cierto es que siguen saliendo a la luz, escándalos nada edificantes de diversas multinacionales de distintos sectores, que desdicen todos estos propósitos; pero como ocurre en la política, el sueño es que las malas praxis terminen por erradicarse, para centrarnos en saber reconocer a las compañías con buenas propuestas e intenciones.

Por otro lado, hay que tener en cuenta el asunto de los fondos de inversión, que cada vez con más frecuencia no sólo participan en el capital de las empresas, sino que además condicionan sus planteamientos estratégicos, sabiendo que sus intereses son normalmente  especulativos y al corto plazo, con lo que eso conlleva;  pero esto deberá ser materia ya de otro posterior artículo. 

El rumbo de los grupos empresariales queda en manos de sus propietarios y dirigentes, que  son quienes tienen que asumir estas premisas. En el caso de España, firmas emblemáticas como  por ejemplo Inditex, Santander o el más doméstico Corte Inglés, ya dieron el paso a un relevo en su cúpula gestora, y ahora tenemos muy reciente el caso de Telefónica. Esperemos que la nueva camada de responsables y líderes de las grandes entidades, entiendan el mensaje y quieran y sepan aplicarlo. En sus manos estamos.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (4)
Marina Mattera.... (no verificado)
5 Abril 2016 04:28 pm Responder

Máximo, Me ha encantado el artículo y desde luego es muy acertado en el entorno de la globalización. Me gustaría aportar un poco de debate a esta cuestión, a raíz de los ya aclamados #PanamaPapers Actualmente existen muchos casos de "muñecas rusas", como lo dice Charmian Gooch en una charla interesantísima de TED Talks (link al final del comentario). Una empresa es dueña de otra, que a su vez adquirió a una tercera el pasado año y dentro de su Balance figura el 99% de las acciones de una cuarta compañía. Entonces, realmente la primera es dueña de todas las demás...pero resultaría muy difícil (y mucho esfuerzo) realizar este rastreo. #PanamaPapers está generando un movimiento en el mundo empresarial en el que se pide a las multinacionales, empresas off-shore, y grandes conglomerados mayor transparencia. Mis alumnos se quedan boquiabiertos cuando analizamos el grupo LVMH y todas las marcas de las que son dueños. ¿En serio marcas competidoras son realmente del mismo dueño? ¿Entonces realmente nadie compite con nadie? Vale la pena reflexionarlo... http://www.ted.com/talks/charmian_gooch_my_wish_to_launch_a_new_era_of_openness_in_business

Ivan Hilliard (no verificado)
6 Abril 2016 11:11 am Responder

What we are seeing is a great disconnection is business strategy. As Professor Cortes points out, we live in changing times- in a financial, cultural, political, technological, and environmental sense. In some ways companies are adapting to those changes, in adapting their financial or marketing strategies, but in other ways its business as usual. Some stakeholders do want improved financial performance, but others want better environmental management, or more respect for employees, or stronger ethics in the supply chain. Companies who only adapt to some social changes while ignoring others are creating great risks for themselves, and for the rest of society, in the long term.

Fernando Doral ... (no verificado)
6 Abril 2016 07:25 pm Responder

Muy de acuerdo, Máximo. Considero que este tipo de asuntos contribuye a crear la mala imagen de los empresarios entre los ciudadanos de a pie. Y eso hace un flaco favor a nuestro tejido empresarial: es sano que los ciudadanos entiendan que se puede triunfar en los negocios aplicando principios éticos, y que de hecho muchísimas empresas así lo hacen. El compromiso con sus empleados y con la sociedad de una gran cantidad de compañías así lo avala. Esperemos que cada día haya más mecanismos para ir erradicando paso a paso esa lacra que son los comportamientos no éticos, que tanto se ha extendido entre los estamentos políticos y empresariales de nuestro país, y que no son ni deseables, ni, permítaseme enfatizar esto, necesarios para el éxito. Un abrazo y enhorabuena por la entrada, Máximo :)

Gustavo Rodríguez (no verificado)
11 Abril 2016 11:41 am Responder

Gracias a todos por las aportaciones. Como bien señala Máximo, los retos a los que enfrentamos son muchos y complejos. Las grandes empresas deben de dar un paso hacia al frente y liderar el cambio de forma responsable. Desafortunadamente, sigue habiendo movimientos corporativos que se alejan de lo que entendemos por responsabilidad social. Sin ir muy lejos, ayer mismo y casualmente coincidiendo con la filtración de los “papeles de Panamá”, la administración Obama anunciaba que impedirá realizar una de las mayores fusiones de la historia por parte de dos grandes farmacéuticas. Parece ser que las razones estratégicas que defiende la empresa no convencen al gobierno de Estados Unidos que ve la operación como una táctica para cambiar la sede fiscal. Seguiremos atentos a la próxima entrada del blog!

Deja un comentario
Posts relacionados
Sin imagen
03Febrero
Leer más

La pereza de las vacaciones

Hace escasamente ocho días fue el retorno de las vacaciones de Semana Santa. Todo el mundo llegó eufórico. No es extraño, el descanso sienta bien....
Leer más
Sin imagen
03Febrero
Leer más

Por un vaso de leche

En un comedor cualquiera de una residencia cualquiera, dos compañeras charlan mientras cenan....
Leer más
Sin imagen
03Febrero
Leer más

Mamá quiero ser artista

María vino a Madrid a triunfar. Lleva toda su vida bailando, es lo que mejor sabe hacer. Su sueño es estudiar Artes Escénicas, algo así como la...
Leer más