UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

CON "LA INCERTIDUMBRE" HEMOS TOPADO

Máximo Cortés Navajas Prof. Dr. D. Empresa Blog La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa Publicado 10 Marzo 2016

Varios vaticinadores un poco agoreros, ya se encargan de resaltar en tertulias y foros de diversa índole, que el futuro económico y empresarial  a corto y medio plazo no depara nada bueno.  Y se apostillan tales juicios con frases como: “La incertidumbre acecha”. Ya sabemos todos que no les falta razón a los que así se manifiestan. Basta con repasar la actualidad política, social y geoeconómica que con tanta procacidad se refleja en los medios de comunicación, para avalar cualquier mal augurio. Y que si China no crece como debería crecer, que si el precio del petróleo no sube como debería subir, que si los inversores extranjeros se lo empiezan a pensar, que si las previsiones de déficit no se van a cumplir…

La incertidumbre, la famosa incertidumbre. Hasta los niños de primaria manejan ya este vocablo en sus conversaciones de patio de colegio. Y cuando preguntas a un estudiante sobre cómo piensa que serán sus calificaciones a final de curso, te contesta irónico que “existe cierta incertidumbre al respecto”. En algunas empresas también ha calado el mensaje, y se utiliza este argumento para justificar ante sus empleados el hecho de posponer mejoras en sus condiciones laborales o plantear recortes de plantillas: “Es un mal  momento, hay incertidumbre.”

Es verdad que el panorama no se puede decir que sea muy alentador, pero, ¿cuándo lo ha sido? Tendríamos que estar ya más que acostumbrados a los escenarios turbulentos. Quizá los momentos más peligrosos y con consecuencias económicas más dañinas, han venido propiciados por desmedidas expectativas de crecimiento, poco fundamentadas, y por no tener los pies en el suelo y la guardia alta. La incertidumbre al menos debería servir para estar en alerta, que nadie se relaje  y que las decisiones se contrasten; además se potencia la  capacidad de adaptación y la creatividad acaba por surgir y fluir con más fuerza.

¿Cuándo no ha habido incertidumbre? ¿Es mayor en nuestra época que en épocas históricas pasadas?  ¿Es mayor ahora  que la que se percibía en décadas o años anteriores? Habría que hacer comparativas o trasladarse a determinados momentos pasados que aún están candentes. “Eso sí que era incertidumbre”, pensarán varios emprendedores y gente de empresa de la vieja escuela.

Por tanto, nada de amilanarse; a plantar cara, pensar en positivo y, como siempre, para adelante, que no hay otra. Parece que no podemos esperar que los responsables políticos, instituciones y autoridades varias pongan de su parte, e incluso su proceder se termina convirtiendo en un obstáculo más que en una ayuda.

No hay que ponerse la venda ni caer en el derrotismo. Sabemos que no es fácil, nunca lo ha sido. Según el informe de la Fundación BBVA-Ivie sobre crecimiento y productividad, en España un 61% de los proyectos de empresas sin asalariados (tipo autónomos) no llegan a los 5 años de existencia, si bien cuando se trata de nuevas empresas con al menos 10 trabajadores, esta tasa negativa de no supervivencia desciende al 40%. Quedémonos por tanto con las que sí sobreviven y veamos la botella medio llena.  Emprendimiento, innovación y ganas, muchas ganas. La mejor opción en el mundo de los negocios es seguir aplicando y combinando las tres “T”: Trabajo, tenacidad, y talento.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios (4)
11 Marzo 2016 03:57 pm Responder

Según Heráclito, la vida es como un río, que fluye, donde no se repite dos veces la misma situación, porque todo está en continuo cambio. Y es en este entorno de cambio continuo, de incertidumbre, en el que las organizaciones actuales deben de ser capaces de competir, creando valor no solo financiero y empresarial, sino también social y de una forma sostenible a largo plazo que se alineé con la estrategia de la organización. Aplicado al mundo de las finanzas, donde diversas metodologías de inversión se ponen en práctica y coexisten con mayor o menos éxito (análisis técnico, análisis fundamental, métodos cuantitativos, etc.) y donde el riesgo se mide como la desviación típica de las rentabilidades históricas de la cotización del activo en cuestión (calculado en base diaria, semanal, mensual u otra) y metodologías VaR (Value at Risk: Con qué probabilidad mi cartera de inversión puede perder por ejemplo más de un 20% de su valor); la conclusión que podemos extraer es que ante este entorno cambiante y de volatilidad de los mercados actual o histórica, podemos: a) Adoptar una actitud de aceptar estos cambios (porque van a ocurrir) pero cubrirnos ante ellos (con instrumentos de cobertura y metodologías VaR para acotar nuestra pérdida financiera máxima); b) Intentar analizar las “mil y uno” variables macro que impactan a nivel macro, micro y empresarialmente; o simplemente como propugna Warren Buffet, olvidarse del entorno macro y los análisis (top-down) ya que nadie es “capaz de predecir el futuro”, en tanto en cuenta nos centremos en empresas sobresalientes con un equipo de gestión excepcional, que tienen una ventaja competitiva sostenible en el tiempo (“moat”) y especializadas (“círculo de competencia”). Análisis Down-Top. No se trata de evitar el riesgo, sino de asumir que es algo inherente a la vida misma como nos recordaba Heráclito, y que aquellas organizaciones que sean capaces de tener al líder adecuado con el personal y equipo adecuado en los roles adecuados, serán aquellas que serán capaces de gestionar los entornos de incertidumbre empresarial con mayor probabilidad de éxito. Para aquellos que quieran profundizar en el nivel de riesgo y volatilidad actual e histórica de los mercados, invitarles a que analicen y dibujen el gráfico histórico Vixx, que es un excelente indicador para analizar el “pánico” de los mercados e incertidumbre del mismo. Y recordad, si no se puede medir, difícilmente se puede mejorar. Excelente artículo Máximo, Felicidades, Antonio Alcocer

Abel Blázquez B... (no verificado)
14 Marzo 2016 11:47 am Responder

No puedo estar, más de acuerdo, claro que hay incertidumbre, pero cuando no ha existido? Estamos en momento de cambio y adopción, pero siempre han existido estás situaciones, es más fácil dar una previsión negativa que positiva, pero es cierto que en muchas ocasiones se crean expectativas de crecimiento poco reales, siempre han existido ciclos positivos y negativos y siempre existirán, considero que la adaptación a la realidad de los mercados en fundamental, en estos momentos a pesar de la incertidumbre existente por ejemplo en España, la economía crece entorno al 3%, la formula no es otra que ser creativos, trabajar y se flexibles para adaptarnos a los continuos cambios que nos exige el mercado.

Joaquín Galván (no verificado)
15 Marzo 2016 03:52 pm Responder

Ciertamente, el futuro es incierto; pero esta afirmación ya genera incomodidad entre los agentes económicos. Esta incertidumbre ataca directamente al modo de vida que desean los individuos de la sociedad, y por ello intentan evitarla. Es natural esta tendencia a evitarla o minimizarla, pero hay que vivir con ella. Sin embargo, en una sociedad como la española (con miedo a al libertad en comparación con con otras -como puede ser la estadounidense-) los individuos siempre buscan imposibles, como la alta rentabilidad sin riesgo. Va a ser difícil la adaptación a hechos tales como la desaparición de un trabajo estable de por vida dentro de la competencia del mercado (máxime con ciertos abrevaderos anacrónicos en la administración en los que sí es posible, parasitando al resto de la sociedad). Gran artículo Máximo. Enhorabuena.

Ana Martín (no verificado)
17 Marzo 2016 04:45 pm Responder

Muy de acuerdo en lo que se expone en el artículo, aunque si hablamos de emprendimiento y creación de empresas, a las 3 tes mencionadas, Trabajo, Tenacidad y Talento, se podría añadir una cuarta: Temeridad, no ya sólo por la incertidumbre y el riesgo que hay que asumir, sino también por las dificultades burocráticas, la tramitación desesperante y las escasas ayudas financieras disponibles para poner en marcha un negocio, especialmente en algunos sectores concretos.

Deja un comentario
Posts relacionados
Sin imagen
15Julio
Leer más

Objectives

Leer más

Sin imagen
27Julio
Leer más

Meltdown

Leer más

Sin imagen
28Enero
Leer más

Reading and Writing

You've been studying English for years now, practically all your life. You're an expert at "fill in the blanks" and can look at a "right...
Leer más