UEM

La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa

Temas de actualidad económica y empresarial nacional e internacional, organización, dirección y estrategia empresarial, panorama y nuevas tendencias en los negocios, emprendimiento, capital humano.

BREXIT PARA DAR Y TOMAR

Máximo Cortés Navajas Director Máster y Prof. D. Empresa Blog La empresa es un mundo, y el mundo es una empresa Publicado 21 Abril 2017

Mientras el entramado empresarial español viene lidiando con las dificultades típicas y cotidianas de orden económico y político, se encuentra de repente, sin comerlo ni beberlo, con un inconveniente añadido que era insospechado que ocurriese unos meses atrás: el ya celebérrimo Brexit. Y encima resulta que, de entre los países de la UE, España puede ser uno de los más afectados por varios factores que la vinculan especialmente a Reino Unido:

  • Algunas de las principales empresas poseen filiales y tienen fuertes intereses económicos en Gran Bretaña (Santander con Santander UK, Telefónica con O2,  Iberdrola, Ferrovial…). Además, en el sector de la moda, están arraigadas por ejemplo las tiendas de Zara, Mango y otras más recientes como El Ganso.
  • Existe un importante volumen de comercio exterior con las islas y bastantes pymes también se están consolidando allí o en proceso de introducción en el mercado (Desde servicios financieros como Ebury, hasta negocios de alimentación y restauración, como por ejemplo el nuevo restaurante en Londres del afamado David Muñoz, de Diverxo). Según datos de ICEX, las exportaciones superaron los 19.000 millones de euros lo que supuso un superávit de casi 8.000 millones.
  • 1 de cada 4 de turistas británicos elige las playas españolas para sus escapadas vacacionales, con el impacto económico que esto supone (17 millones de turistas recibidos en 2016). No podemos olvidarnos además, de la posible influencia en ámbito de los vuelos y líneas aéreas, teniendo en cuenta que Iberia, Aer Lingus y Vueling, están englobadas junto a British Airways en el grupo IAG.
  • Más de medio millón de británicos tienen residencia o segunda residencia en España. A su vez, tradicionalmente, España exporta mano de obra a Reino Unido; hay muchos residentes y estudiantes españoles allí.
  • Viene por añadido el asunto de Gibraltar, con todos los tira y afloja que provoca esta circunstancia. Y también, la posición oficial a adoptar ante la situación de Escocia y su nuevo referéndum para la independencia que, aun no siendo casos equiparables, puede alentar, por efectos de imitación y comparación, a los movimientos separatistas en España.

Todas estas cuestiones indican que, indudablemente, van a existir repercusiones económicas, sociales y políticas. ¿Qué se puede esperar?

La preocupación se ha instalado en las empresas españolas. Según una encuesta realizada por la CEOE y la consultora KPMG, con casi 3.000 opiniones de directivos y empresarios, se indica que cerca de un 70% de empresas españolas implicadas,  tienen planes de contingencia frente al Brexit o lo están elaborando. Esta consultora ha creado una plataforma de consulta en redes sociales denominada “365BREXIT”.

Algunas de las firmas  españolas se introdujeron en el mercado británico adquiriendo empresas que ya estaban allí instaladas (caso por ejemplo de Santander con el Abbey National Bank, ya reconvertido a Santander UK, o Telefónica con O2), creando así sus filiales en las islas. Al igual que compraron en su momento, no es descartable que ahora desinviertan y las vendan, si es que existe un comprador con una oferta razonable y suficientemente interesado. De hecho, Telefónica ya el año pasado lo intentó, pero la operación no contó con el visto bueno de la Comisión Europea. Por su parte, Iberdrola, con su filial Scottish Power (dedicada principalmente a la energía eólica) está presente especialmente en Escocia, por lo que tendrán que estar pendientes a medio plazo, además de una posible caída de la demanda si la economía se frena,  de la evolución de la situación política de este país  y de cómo quedaría respecto a la UE, porque visto lo visto, ya se puede esperar cualquier cosa. En cuanto a Ferrovial (poseen el 25% del aeropuerto de Heathrow), la incertidumbre también les acecha ante el nuevo marco regulatorio y la depreciación de la libra mencionada, teniendo en cuenta que un tercio de sus ingresos provienen de Reino Unido.

En cualquier caso, la postura predominante es la de mantenerse en calmada espera, porque nadie sabe con certeza si se van a producir factores que influyan de una forma determinante en las relaciones económicas y en el funcionamiento operativo de estas organizaciones que, lógicamente, tienen empleadas a muchas personas en tierras británicas y atienden a un significativo número de clientes, por lo que lo normal es que prevalezcan los intereses comunes y no se  aprieten las tuercas en exceso, sobre todo por parte del gobierno británico. Lo que parece evidente es que se van a producir incrementos de costes, por la necesidad de adaptación a las nuevas normativas y por las mayores trabas en el flujo de personas, mercancías y capitales, que terminarán por repercutir en las cuentas de resultados.

En cuanto al comercio exterior, la devaluación de la libra por el asunto del Brexit, está perjudicando a las empresas españolas que venden regularmente en Reino unido, especialmente del sector automoción (han descendido las exportaciones de automóviles un 12%), además del financiero, distribución y, por supuesto, del turismo. Por otro lado, esta devaluación puede atraer a determinadas firmas de perfil más arriesgado para invertir ahora allí, teniendo conocimiento y valorando previamente el nuevo escenario que se avecina en Gran Bretaña.

El tema del turismo ocasional y residencial, teniendo en cuenta el volumen de personas implicadas, deberá pasar por un acuerdo bilateral con el necesario auspicio de la UE, salvo que todo termine por enquistarse y el conflicto con Gibraltar se acreciente. Hay que recordar que Gibraltar, que funciona como una colonia inglesa, además de su posición geográfica estratégica, sigue siendo una especie de paraíso fiscal, hablándose de que puede haber unas 30.000 empresas registradas, casi igual que su número de habitantes.

Se habla mucho en todos los medios de las repercusiones económicas del Brexit en los países de la UE, pero también habrá que pensar en cómo les afecta a sus industrias, que en muchos casos tienen un volumen de mercado en los estados europeos muy relevante, por lo que habrá que ver cómo resulta la correspondencia de unos con otros. En fin, como siempre, el tiempo pondrá las cosas en su sitio, pero desde luego que se avecinan curvas;  el pretendido por algunos,  idílico matrimonio futuro UE- Reino Unido, no parece que vaya a ser asunto fácil de cuajar.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Share in LinkedIn
Comentarios
Deja un comentario
Posts relacionados
30Enero
Leer más

Acerca de lo auténtico en la música

José Sanchez-Sanz Profesor del área de música de la Universidad Europea

Blog Música en la UE

 

En unos tiempos en los que el libro de James Rhodes se ha convertido en un hype, y que la gente va a...

Leer más
Grammy 2017
06Febrero
Leer más

Grammy 2017 – Bey Vs Adele - El eterno desencuentro entre industria, prensa y público

Área de Música Área de Música de la Universidad Europea

Blog Música en la UE

Reflexiones sobre los nominados a los premios Grammy

La quincuagésima novena edición de los

Leer más
Imagen del vídeo
21Febrero
Leer más

COMPAREMOS MITOLOGÍAS: CONTEXTOS DEL POP EN 1967

Abel Hernandez Profesor Universidad Europea

Blog Música en la UE

Cuando escuchas a Miles Davis, ¿cuánto de ello es música y cuánto es contexto? El contexto es...

Leer más